Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 24 de abril de 2017

Banderas del 8 de Marzo

Banderas feministas en el balcón de CCOO, el 8 de marzo de 2017. (Foto: La Crónic@)
Actualizado 8 marzo 2017 09:29  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     
 Temas relacionados
Hay días para todos y días para todos y todas. El 8 de marzo es de los segundos, quizá el que más en todo el año. Tanto es así que hasta las banderas cambian de color. Verbigracia, miren cómo amanecía la balconada de CCOO, antigua sede de la Delegación Provincial del Movimiento (más bien inmóvil, era el franquismo).

Que lo rojo se vista de morado un día determinado del año está bien, pero se antoja escaso. A este paseante le recuerda a aquella otra España en que los pueblos y las ciudades se sometían de vez en cuando a la redención tumultaria de las misiones, con Rosario de la Aurora incluido. Eran fechas intensas, de fe aparentemente desatada, siguiéndose unos a otros en procesión entre rezos, mirando con el rabillo del ojo las presencias y, sobre todo, las ausencias. Aquellas jaculatorias eran en latín; las de ahora, en una jerga extraña, que llaman inclusiva aunque excluye la inteligencia y la sustituye por el dogmatismo.

Hoy como ayer, el 8 de Marzo se pasa lista, como se pasa el Primero de Mayo, o el 6 de diciembre. La diferencia ahora es que la que manda hoy es la misionera-jefe, repitiendo el tono iluminado de los viejos misioneros que se justificaban la vida y el sueldo adoctrinando al prójimo. 

Mañana, la mayoría seguirá pecando. Las banderas dejarán también de ocupar ese balcón.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de El paseante

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales