Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 27 de marzo de 2017

El “Plan Podemos” para Castilla-La Mancha y la añoranza del idioma español

Actualizado 11 enero 2017 09:49  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     
 Temas relacionados
Ya sabíamos por LA CRÓNICA DE GUADALAJARA que Pablo y Jose tenían un plan, porque nos lo habían adelantado en un vídeo promocional. Ya lo tenemos aquí y créanme si les digo que lo he leído con inicial interés y creciente desánimo.  

Al final, sólo me ha quedado clara la pasión que algunos están demostrando por el mus, en su variante de aspirar a ganar echando órdagos a chica.

A lo largo de las muchas páginas del documento, se perciben al menos dos propósitos evidentes: el afán por arroparse con estadísticas presumiblemente fiables (del INE, por ejemplo) y el recurso reiterado a los dictámenes o sugerencias de las viejas instituciones internacionales de la casta (ONU, Unión Europea…) para delimitar los derechos individuales de los más menesterosos.

Se supone, sí, que estamos hablando de los pobres de Castilla-La Mancha para que dejen de serlo. Pero en Podemos, como ocurre con tanto político (pedante o no) lo hacen desde ese idioma de nueva planta que ha reemplazado al español de Castilla en los despachos. Tampoco lo usan, como ha vuelto a quedar demostrado, quienes aspiran a ocuparlos después de echar a sus actuales inquilinos. "El Plan pone a la ciudadanía en el centro de la acción pública, tratando de aprovechar la sinergia resultante de la conjugación de diversos instrumentos propios de una política social moderna y coherente con los modelos vigentes en la Unión Europea y los convenios internacionales". Iguálamelo si puedes…

“El presente Plan constituye un primer aterrizaje en la realidad de una política pública y social con vocación de constituirse en pleno derecho subjetivo” dicen y, ante lo inextricable del mensaje, lo fácil es hacer un acto de fe y creerles.

Al poco, el voluntarioso arranque se queda en un propósito más bien banal, pues sostienen que “para la consecución de las finalidades descritas, será precisa la creación de un Registro Único en soporte electrónico”. Cada quijote tiene su bálsamo de Fierabrás. Los sanchos, también.

Sacar de pobre al que lo es no parece un mal propósito, se mire como se mire. Hasta el político más cavernícola de la derecha más reaccionaria admite la utilidad que tiene llenar estómagos y bolsillos de los votantes hasta un nivel de confort tal que les anime a llegar vivos y animosos a la siguiente cita electoral. Otra cuestión es que el análisis sea correcto o que, incluso, las cifras empleadas sean una verdad incontestable.

El onegerío viene manejando como cierto que de los 383.786 niños de la región, el 16 por ciento viven en hogares “en situación de pobreza severa” y que casi la mitad de todas las familias de Castilla-La Mancha se encuentra “en riesgo de pobreza y exclusión social”. Incluso nos condolemos en el documento del Plan cuando se alude a que “las familias que percibían que tenían mucha dificultad para llegar a fin de mes son el 43,5% de las familias monoparentales” lo que le lleva al redactor a entusiasmarse y clamar que “este es un tema que exige una atención prioritaria para el que, además de otros servicios, resulta urgente incrementar los niveles de renta de las familias”. En efecto, todos necesitamos más, aunque no todos tengamos la mismas “percepción” de qué y cuánto necesitamos para llegar a fin de mes.

En el ir pasando las páginas aparecen nuevos/viejos descubrimientos como la Ventanilla Única, que ya existe, o la invocación a “la colaboración y coordinación entre las distintas áreas de gobierno y mejora de las vías de comunicación de la ciudadanía con los servicios”, que es un antiguo propósito tan inalcanzable en plenitud como la felicidad absoluta en nuestras vidas.

Al final, visto lo visto y leído lo leído, parece claro que el texto del Plan Podemos no es tan nuevo en su contenido como sugería este martes Nacho Hernando, pues el portavoz del Gobierno regional aseguró que lo habían recibido en mano el 10 de diciembre de 2017. Algunas charlas toledanas seguro que ha propiciado en 2016. Varios meses lleva ya el ejecutivo de García-Page haciéndole guiños a García Molina y sus conmilitones con medidas que les satisfagan, sobre todo desde la Consejería de Fomento de Elena de la Cruz, para dar “soluciones habitacionales” a los inquilinos, con olvido de los arrendadores.

Pero hay más. Un “Programa de Garantía de Rentas” planteado dentro del propio Programa general reconoce “como responsabilidad de las administraciones públicas de Castilla-La Mancha la promoción de las condiciones para que las personas puedan obtener los recursos necesarios para disfrutar de un nivel de vida considerado adecuado”, lo cual es mucho decir con riesgo de no estar diciendo nada, sobre todo si a renglón seguido se emplea el nuevo idioma para explicar (ejem) que "el concepto del Programa se fundamenta en la idea de una relación sinérgica entre tres componentes de los servicios y prestaciones de titularidad pública que inciden directamente en las condiciones de las unidades familiares y que tienen que trabajar de modo coordinado”.

De José García Molina y Pablo Iglesias Turrión para abajo, al común de los mortales ya nos va quedando claro que más que una píldora milagrosa de 44 folios lo que aquí se ha parido es un arma de negociación política o de vacile entre colegas, según convenga.

Imponer que “el Plan Integral de Garantías Ciudadanas contará con una Comisión de coordinación y seguimiento que actuará como órgano colegiado que velará tanto por la coordinación de los representantes de los órganos directivos como por la coordinación operativa"  y que "dicha Comisión estará presidida por la Vicepresidencia del Gobierno y en ella participarán personas designadas desde las Consejerías de Empleo, Bienestar Social, Sanidad, Educación, Cultura y Deportes y Fomento, así como una persona competente en materia de coordinación y planificación de la actividad de la Administración Regional es aspirar a ser Gobierno de Castilla-La Mancha sin ser Gobierno de Castilla-La Mancha, aunque con la fuerza parlamentaria que dan dos diputados enfrentados a dentelladas entre sí.

Y un último apunte desde Guadalajara: ¿sería mucha molestia que los órganos regionales de Podemos, ya sean unipersonales o colegiados, dejaran de olvidarse de la Universidad de Alcalá, que es la nuestra? De nuevo, al hablar de futuros convenios de colaboración sólo citan desde Podemos a la Universidad de Castilla-La Mancha, como vienen haciendo incluso antes de iniciarse esta legislatura. Y eso que dicen que uno de sus dos diputados vivía/dormía en Azuqueca

Y los pobres, dónde andarán.

 
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Pasaba por aquí

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales