Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 27 de febrero de 2017

Guadalajara quiere ser solo castellana

Letrero que alude al Quijote al entrar en Guadalajara por la A-2.
Actualizado 7 febrero 2017 20:59  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     
 Temas relacionados
Ya se sabe que el hombre es el único animal capaz de tropezar varias veces en la misma piedra, conocido es.  Pero si el dicho lo trasladamos a la Administración regional, no solo es capaz de darse de bruces una y otra vez, es que además hará lo posible para reincidir en los errores por muy de bulto que sean.  Y a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha le pasa precisamente eso con nuestra provincia: erre que erre, error tras error.

Es decir, falta absoluta de las más mínima sensibilidad hacia su única provincia castellana, lo que les hace no solo cometer estos fallos impensables  sino reincidir de varias formas distintas en los mismos hasta hacernos dudar si en realidad no serán premeditados.

Nunca han sido fáciles las relaciones entre Guadalajara y el Poder toledano, siempre he creído que existe un serio choque entre distintas, que no mejores ni peores,  mentalidades. Nuestra historia, nuestra cultura, nuestra economía, nuestra organización social ancestral es tan distinta a la manchega que es imposible, y además imprudente y disgregador, pretender unificar el territorio en base a unas mismas señas de identidad siempre manchegas  que no existen aquí y, por tanto, no son nuestras y  no están, al menos por ahora, en el corazón de los guadalajareños.

La colocación hace unos meses de un cartel por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la provincia de Guadalajara, en la entrada desde Madrid por la A-2, en el que se unifica a efectos turísticos el territorio regional en la idea de que todo es tierra del Quijote ha acabado, en realidad, creando un profundo malestar en muchos guadalajareños, que ven esta actuación como un desprecio hacia la auténtica identidad de nuestra tierra.

Esta percepción nuestra no es un desprecio, en absoluto, a todo lo que significa el Quijote, que nadie pretenda confundir las cosas; es simplemente una reivindicación sentida de Guadalajara e incluso del propio Cervantes y de su obra maestra, pues nada puede hacer más daño al legado del insigne literato que una  Administración Pública haciendo un uso inadecuado, nada certero, nada riguroso, inapropiado, de su obra.

Como también es incuestionable que utilizar la figura del Quijote para promocionar La Mancha en el mundo entero es un acierto pleno, pero eso no supone que haya que engañar a nuestros visitantes confundiendo la parte con el todo, además es innecesario hacerlo y no aporta nada.

La activa Asociación Senderismo Guadalajara ha tenido la feliz idea de convocar, ante semejante ignominia, un concurso de ideas para rediseñar el "cartel de Meco" y la iniciativa, brillante, divertida, culta, inteligente, respetuosa, ha mostrado a las claras el malestar que existe en amplios sectores de Guadalajara por este cartel que muchos podemos entender como un desprecio, aunque no sea la intención, a nuestra cultura, a nuestra historia, y a nuestra inteligencia.

El resultado ha sido más que interesante, en realidad ha dejado bien patente lo que siente gran parte de la población guadalajareña ante la insensibilidad pétrea en la que se mueve el Poder político en Toledo, más interesado en hacer caso a las consignas del marketing turístico o político sin base ni solidez histórica -porque lo del Quijote es solo un ejemplo puntual- que en respetar los sentimientos culturales, sociales e históricos de la única provincia castellana de la Comunidad Autónoma y que alguien pretende insistentemente convertir en manchega a base de herir torpemente sensibilidades.

Es tan sencillo demostrar algo de sensibilidad por nuestra tierra como dar una instrucción de quitar el cartelito de marras, algo así de sencillo y al menos sería una demostración de que alguien aquí o en Toledo tiene algo de sensibilidad por Guadalajara.  ¿Para qué herir susceptibilidades sin necesidad?
 
PD: Tengo el firme convencimiento de que la misma persona o empresa que ha concebido esta campaña para Guadalajara es la que publicitó este verano pasado, en diversos medios nacionales,  una página de promoción turística confundiendo el castillo de Zafra, en  Campillo de Dueñas, con el castillo de Dueñas en Campillo de Zafra. ¡Para que se hagan ustedes una idea de cómo nos las gastamos en Castilla-La Mancha con nuestras políticas turísticas!
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Entre Molina y el mundo

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales