Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Jueves, 29 de junio de 2017

Lo que cagan los pájaros de Guadalajara ¿es lo que comen?

Actualizado 21 abril 2017 12:14  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     
Hace ya un par de años, este paseante compartió estupor con el Chismorreador de LA CRÓNICA DE GUADALAJARA, a propósito de un comentario suyo sobre el chapapote que cae del cielo sobre la capital alcarreña.

La historia se repite cada año y durante muchos meses del año por amplias zonas de la ciudad porque las palomas se empeñan en soltar por su cloaca ese asqueroso líquido negro y porque nadie parece encontrarle o buscarle remedio.

Así las cosas, son cada vez más y con más frecuencia los lectores que nos hacen llegar sus fotos y su desesperación. Lo pueden comprobar en la galería gráfica. El último ha sido el dueño del coche rojo que aparece en una de las fotos: lo dejó limpio la noche del jueves y le ha aparecido sepultado por una capa de alquitrán a primera hora del viernes.

Como las torcaces no se cortan y las calles no se limpian, basta con andar un poco para ver las aceras negras, los coches negros, las sillas y mesas de las terrazas negras e incluso los columpios de la Concordia, negros.

Ante esto, habrá quien insista en que los pájaros, como cualquier otro animal, tienen todo el derecho a vivir y cagar en paz y donde les plazca. Puede ser. El día que este paseante vea a una paloma pagar el "sello" del coche o la tasa de basuras que con tanta eficacia nos cobra el Ayuntamiento para con ella liquidarle los haberes a Valoriza por la contrata de la limpieza viaria, se sumará gustoso a las filas de tantos animalistas a la violeta. Mientras llega ese crucial momento para la historia de la Humanidad, disculparán que siga al lado de los que sufren la incontinencia alada que nos asola.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de El paseante

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales