Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Jueves, 19 de enero de 2017

Los amores entre tres duran poco

Los tres portavoces de la oposición en el Ayuntamiento de Guadalajara, incluido Ciudadanos, en su comparecencia del 11 de julio de 2016. (Foto: La Crónic@)
Actualizado 12 agosto 2016 13:49  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     
 Temas relacionados
Hay qué ver qué voluble es el ser humano. Y más en la política, claro. Entre la fotografía que encabeza este artículo y el guantazo (retórico y figurado) de Alejandro Ruiz a Daniel Jiménez han pasado apenas unas semanas. Un mes y un día exactamente. Corta condena. Jornadas de expectación y conjeturas sí que ha habido como parte del corto romance de toda la oposición frente al PP en minoría en el Ayuntamiento de Guadalajara. Al final, como en tantos amoríos, pura apariencia.

El papel de Ciudadanos en los embrollos municipales guarda una cierta coherencia con su funambulismo en la más ardiente política nacional. No hay sorpresa, pues, en que nos regalen perplejidades casi continuas. Como comparecer de la mano del PSOE y de Ahora Guadalajara un día para, poco después, anticipar que la Comisión de Transparencia no justificará lo insinuado por el portavoz socialista, que en esto de los conciertos ha sido de largo el más lenguaraz de nuestros concejales. El responsable de Producciones Malvhadas verá qué hace, si es que al final hace algo y no opta por el prudente silencio que caracteriza a tantos empresarios en tratos con la Administración.

Pero mucho más importante que todo esto es el paso dado por los ediles de Guadalajara para encabronar más allá de los límites nunca conocidos a los técnicos municipales. Citarles a la comisión ha sido un gesto inaudito y, sobre todo, lleno de efectos colaterales, palpables, previsibles o latentes. Dicho de otro modo: el cabreo es general por los pasillos de las Casas Consistoriales ante la cada vez más consolidada costumbre de descargar los muertos políticos sobre las espaldas funcionariales. Habrá que comprobar algún día a quién le va peor con esos planteamientos. Más que nada por dejar constancia periodística de quién entierra a quién.

Por de pronto, "Sandro" Ruiz nos ha dejado una de sus perlas al acusar este viernes al PSOE del Ayuntamiento de Guadalajara de desarrollar una "política de titulares" en este asunto y recordarles que desde Ciudadanos se han limitado a "pedir explicaciones" sobre el caso y defender las "políticas de los hechos". El día que los ediles abandonen las especulaciones (de todo tipo) van a terminar siendo tan aburridos como los periodistas que nos esforzamos por tener pruebas antes de hablar o escribir. ¡Qué previsible y qué sano podría ser vivir en este pueblo si se produjera ese imposible!

¿Y todo esto lo hemos organizado en Guadalajara por ver maullar a Malú? Madre mía, cómo está el patio.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Pasaba por aquí

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Aviso de privacidad  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales