La convicción profunda de un hombre le substrae a los ataques del ridículo. John Stuart Mill