Escribir para mí no es una profesión, ni siquiera una vocación. Es una manera de estar en el mundo. Ana María Matute