Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Jueves, 16 de agosto de 2018

A Page se le ha despejado el camino

Actualizado 4 agosto 2018 11:54  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

 Temas relacionados
Las citas de LA CRÓNICA, una nueva cada día desde hace tantos años, son uno de los regalos más agradecidos por nuestros lectores. Más apreciado, por descontado, que la reseña minuciosa de las polémicas políticas locales, casi siempre más a pie de insulto que de calle.

Este sábado, el honor de encabezar el periódico le ha correspondido a Suetonio, un periodista avant la lettre, que nos dejó escrito el perfil de los doce césares que iniciaron el viaje hacia el desastre de todo un imperio. "El pastor esquila las ovejas, no las devora", sentenció.  El historiador latino no dudó en cobrar del poder y de los poderosos y escribir por encargo y a su mutua conveniencia, talmente como tanto gacetillero veinte siglos después. Pero con más ingeligencia.

El poder en Castilla-La Mancha, hoy, lo representa Emiliano García-Page, muy feliz de como le va. Desde este sábado y hasta el martes podremos confirmarlo mediante una larga entrevista, que publicaremos adecuadamente troceada para hacerla más llevadera en estos días de calor, tan propicios para las digestiones pesadas si uno no se cuida.

¿Por qué nos empeñamos, 43 años después de dejar morir a Franco en su cama y 43 años después de ejercer algo así como una Democracia, en centrar todos nuestros anhelos en otros y, sobre todo, en algún otro muy concreto cuando se trata de política? El culto a la personalidad no murió con Mao ni con Fidel, sino que goza de larga vida entre nosotros. En Castilla-La Mancha, también.

En los últimos largos meses, la adulación tuitera de algunos de los que dependen salarialmente de Page ha llegado a límites de tan alto bochorno ajeno que son difícilmente descriptibles. La babosidad hecha tuit u obscena frase felatoria en rueda de prensa ha sido tan constante que pareciera que hacía falta, que era lo normal y lo previsible, más allá del afán del peloteador de turno de asegurarse la manduca.

Pero lo normal no es eso. O no debiera serlo.

Si aceptamos las cosas como son, admitiremos que lo que diga García-Page tiene su relevancia, pero ni es dogma ni es la única visión posible de los problemas o de sus soluciones.

Dar valor a las inquietudes presidenciales y a sus sospechas ante el futuro electoral tienen su interés, si. Porque la legislatura está vencida en Toledo, en La Moncloa y en Bruselas. Ha empezado el baile y esto ya no parará hasta el recuento de la última urna del próximo año.

Mirando hacia atrás, algún ser pensante del PP regional, quizá aproveche sus horas de duermevela para asumir que se equivocaron al darle tanta publicidad a Page en 2011, 2012, 2013 y 2014 cuando era el culpable de todos los males pasados y futuros, estrategia acentuada a partir de 2015. Que hablen de mí aunque sea mal.

Desde entonces, es él quien controla los tiempos y las manecillas del reloj, adelantando o retrasando el minutero regional a su conveniencia. Y no le ha ido nada mal en el empeño, aunque le toque mirar de soslayo y con envidia salpicada de rencor a su enemigo Sánchez, el muerto redivivo.

Y a estas alturas del editorial seguimos hablando de un hombre, de uno solo y gobernante, como si aquel padrecito Stalin realmente hubiera cuidado de cada ruso por su nombre de pila ortodoxa y los ucranianos se le hubieran muerto de hambre de tres en tres millones sólo por molestar.

En España, hubo un 15 de mayo de un año lejano en que varios de esos millones de súbditos implícitos creyeron poder convertirse en ciudadanos explícitos, con cuerpo y manos, además de con garganta para gritar. Desde entonces, en Castilla-La Mancha hemos comprobado que basta con darle a Podemos cargos sin cargas para que se volatilicen. Para algunos, y muy concretamente para alguna, el trabajo no dignifica, porque no se practica. Que David Llorente se haya convertido en la voz de El Bautista que clama en el desierto es todo un síntoma de lo rotos que han quedado aquellos sueños de redención. Si a todo esto le unimos la incapacidad de Ciudadanos para dotarse aquí de cuadros hacendosos y líderes rutilantes, su perspectiva electoral es la propia del increíble partido menguante que ya es. Y todo eso, con el PP delante, escorado a la derecha incluso antes de salir de la dársena donde le andan calafateando, para quitarle tanta vía de agua que amenazaba con hundirlo.

El hombre y el nombre que marca el ritmo político en Castilla-La Mancha es Emiliano García-Page. Quizá algún día los que votamos también hagamos algo, más allá de asentir o rechazar desde la distancia. La sociedad es algo tan importante que no cabe dejarla en los hombros de un solo hombre (o de una mujer, precisamos de inmediato) aunque esa sea la costumbre.

"El pastor esquila las ovejas, no las devora". Mientras sigamos siendo rebaño, al menos que no nos coma quien nos gobierna. Así que tenga impuestos que esquilarnos y esquilmarnos o mientras aspira y espera a que le votemos.

Es el único consuelo, escéptico o cínico, que hoy nos queda. Hasta eso, tan elemental, no siempre ha sido así.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Editorial

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales