Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Jueves, 22 de noviembre de 2018

¿A quién le importa la muerte de un niño de tres años?

Encabezamiento de la esquela de Siméon Brossel.
Actualizado 14 septiembre 2018 10:59  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

Siméon Brossel ha muerto el 11 de septiembre de 2018, justo cuando el mundo entero volvía a acordarse del atentado de las Torres Gemelas y sus miles de cadáveres volatilizados.

Siméon Brossel ha muerto el 11 de septiembre de 2018, el mismo día en que cientos de miles de catalanes atrapados en su mundo salían a la calle para pedir libertad.

Siméon Brossel ha muerto el 11 de septiembre de 2018 cuando aún no había cumplido los tres años, un corto camino desde que nació el 25 de octubre de 2015 en Verviers, allí donde los belgas hablan en francés y tienen por vecinos a alemanes y holandeses.

Siméon Brossel ha muerto el 11 de septiembre de 2018. Era un niño rubio, de un rubio pajizo como el trigo que los cerveceros de Valonia usan para sus cervezas.

Siméon Brossel ha muerto el 11 de septiembre de 2018 y cuando este paseante escribe estas líneas el crío aún no ha sido enterrado. Podría dar el pésame a sus padres en una funeraria de Welkenraedt, donde lo estarán velando hasta el viernes. O incluso ir al funeral, el sábado. Pero no lo hará. No lo haré.

Siméon Brossel ha muerto el 11 de septiembre de 2018 y su muerte sólo ha entrado en tu vida al ver una esquela en "Le Soir", la misma que habrán visto pero no leído tantos y tantos funcionarios de las instituciones europeas en Bruselas.

Siméon Brossel ha muerto el 11 de septiembre de 2018, hijo de Victor y Marielle, hermano de Léonie; nieto de Mariel, Rivelino, Victor y Denise...

Siméon Brossel ha muerto el 11 de septiembre de 2018 y alguien ha escrito un adiós bajo su fotografía, que traduzco apresuradamente, en mi constante camino a ninguna parte:

Celebrar los comienzos y las partidas,
no dejarse atrapar en la irrelevancia...

En realidad, quien lo escribió fue Colette Nys-Mazure, una escritora belga casi octogenaria. La frase aparece en un libro publicado en 2015, "Célébration du Quotidien", a mitad de camino entre la lírica, la literatura y la autoayuda. Mejor apropiarse de un texto sin citar al autor y depositarlo con amor en una esquela que plagiar para una tesis doctoral, por muy presidente del Gobierno que uno sea.

A los padres de Siméon les ha hecho bien ese pensamiento.

A nosotros, que hasta hoy no les conocíamos a ellos ni tampoco a su hijo muerto ni a la escritora Colette, quiza nos hiciera bien levantar la cabeza, intentar mirar un poco más allá de nuestro ombligo lleno de pelusa, entornar los ojos si nos molesta el sol radiante de la mañana y comprobar que allí hay vida digna de ser vivida.

Que Siméon Brossel haya muerto el 11 de septiembre de 2018 en Lieja, cuando aún no había cumplido los tres años, nos resultará entonces tan poco extraño como nuestra propia muerte, discreta compañera que siempre nos acompaña. Nos dolerá la vida, pero la viviremos como si no hubiera mañana...

Y a ti, Siméon, gracias por tu inesperada enseñanza, por tu inesperada compañía.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de El paseante

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales