Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 23 de abril de 2018

Al obispo de Sigüenza le ha dolido de un modo especial la muerte de Elías Yanes

Fue su secretario durante muchos años
Monseñor Elías Yanes.
Actualizado 12 marzo 2018 10:03  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |   Comentar 0   

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara, ha remitido a esta Redacción una carta que, por su interés, reproducimos íntegramente, a propósito del fallecimiento de Elías Yanes, arzobispo emérito de Zaragoza, que fue presidente, vicepresidente y secretario general de la Conferencia Episcopal Española. Al obispo de la diócesis le unía una especial amistad con él, puesto que trabajó a su lado quince años como secretario particular en la capital aragonesa.

El texto remitido dice lo siguiente:

Don Elías Yanes ha pasado de este mundo a la casa del Padre celestial. Después de una vida de generoso e incansable servicio a la Iglesia y a la sociedad española, el Señor lo ha llamado a su presencia. Por mi intensa relación personal con él, durante trece años de mi vida, puedo afirmar que, desde la constante contemplación del rostro de Jesucristo, en quien creía y esperaba, Monseñor Yanes fue un hombre de bien, un cristiano cabal, un obispo auténtico, incapaz de hacer daño a nadie conscientemente y siempre dispuesto a restañar las heridas abiertas en los demás.
Sus intervenciones públicas, sus escritos y sus propuestas pastorales destilan un profundo sentido evangélico y dan testimonio de su gran sabiduría, de la sabiduría de Dios.  La vida trinitaria ha sido el punto de partida y el foco luminoso que ha guiado su vida y su quehacer pastoral. La constante meditación de la Sagrada Escritura le ayudó a ahondar en el amor del Padre, manifestado en Jesucristo por la acción del Espíritu Santo, y le impulsó a mostrar con palabras y obras la comunión de vida y amor entre las tres personas de la Santísima Trinidad.
A la meditación del misterio Trinitario dedicó cada día largos espacios de tiempo, en la oración personal y en los momentos de estudio. Con profunda humildad y con cierta timidez, ofreció sus experiencias y vivencias espirituales en la predicación, en los retiros, en los ejercicios espirituales y en las publicaciones escritas para ayudar a todos, de este modo, a entrar en las profundidades de la intimidad con Dios.
Desde la comunión con la Trinidad, Don Elías ha desarrollado una intensa labor de acompañamiento espiritual, de orientación y discernimiento, a cuantos se acercaban a su persona. Vivió pobremente, sin exigir nunca nada para sí, despreocupado del dinero, del vestido y de la comida. Centrado en Dios, en el estudio y en el trabajo pastoral, sabía poner en un segundo plano aquellas necesidades vitales, a las que muchos dedicamos excesiva atención y tiempo.
Durante los años de la transición política en España y en otros momentos, especialmente delicados en las relaciones entre la Iglesia y el Estado, supo asumir la cruz de la incomprensión por defender la libertad de enseñanza y la independencia de la Iglesia de los poderes públicos. Con su gran mansedumbre, no escatimó sacrificios ni reuniones para acoger las opiniones de los demás, para ofrecer las propias reflexiones y para colaborar en la confección de algunos documentos de la Conferencia Episcopal que, a pesar del paso de los años, mantienen plena vigencia.
Como hombre profundamente eclesial y buen conocedor de los documentos del Concilio Vaticano II, vivió siempre preocupado para la acción evangelizadora de la Iglesia y por la necesidad de encontrar caminos novedosos para impulsar la nueva evangelización. Tenía muy claro que ésta no sería posible sin un laicado bien formado y con profunda experiencia de Dios. A la preparación de materiales para la formación de los laicos, en estrecha colaboración con sacerdotes y laicos, a quienes quería profundamente, dedicó mucho tiempo de su ministerio pastoral, especialmente después de serle aceptada la renuncia por edad al gobierno de la archidiócesis de Zaragoza.
En su servicio pastoral, buscó sin desfallecer nuevos caminos para la evangelización y formuló propuestas concretas y clarividentes para llevarla a cabo. Tanto en las diócesis, en las que ejerció el ministerio episcopal, como en las reuniones de la Conferencia Episcopal Española, de la COMECE o del CCEE sus ponderadas y sabias aportaciones,  centradas en lo fundamental y abiertas al futuro, eran siempre esperadas, reconocidas y valoradas por sus hermanos.
De él se puede decir que no dejó de sembrar la semilla del Evangelio en ningún momento de su vida. A tiempo y a destiempo fue depositando el grano en el surco, esperando que, por la acción del Espíritu Santo y con el paso de los días, la siembra daría su fruto. Como consecuencia de tantos esfuerzos, dedicación y sacrificios, sus fuerzas físicas fueron decayendo paulatinamente hasta que su gran corazón dejó de latir. Descanse en paz el buen pastor, el amigo fiel, el servidor solícito de su rebaño.  

Atilano Rodríguez                                                    
Obispo de Sigüenza-Guadalajara
 

 


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Religión
 Comentarios

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
  
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de lacronica.net y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Para el mejor funcionamiento de este servicio, La Crónica de Guadalajara se reserva el derecho de suprimir aquellos comentarios que pueda considerar inadecuados, especialmente los que sean susceptibles de vulnerar la legislación vigente y los que, en su sentido más amplio, entorpezcan su utilización por el resto de los lectores de acuerdo con las normas generales de convivencia.
La Crónica de Guadalajara declina toda responsabilidad respecto al contenido de los comentarios publicados, que es exclusiva de sus autores, y facilitará la identificación mediante IP o con cualquier otro medio técnico a su alcance si así le fuera requerido por la Autoridad competente.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales