Lunes, 23 de septiembre de 2019    
Su jefe de cocina y propietario, "muy satisfecho"
La torrija de bacalao del “Lino”, premiada en los “Oscar” de las tapas
Fachada del restaurante Lino
Este restaurante de Guadalajara ha obtenido el accésit a la “Tapa Más Tradicional” en el V Concurso Nacional de Pinchos y Tapas ciudad de Valladolid 2009.
Actualizado 12 noviembre 2009
A pesar de que era la primera vez que participaba, el restaurante “Lino” no se ha venido con las manos vacías del V Concurso Nacional de Pinchos y Tapas ciudad de Valladolid 2009, que ha tenido lugar del 9 al 11 de noviembre.

La torrija de bacalao y pisto con sus callos, lamina marinada al momento y crujiente de su piel, con la que su jefe de cocina y propietario, Mario de Lucas, concurría ha merecido el accésit la “Tapa Más Tradicional”.

Mario de Lucas ha manifestado sentirse “muy orgulloso" porque reconoce que  no se lo esperaba, "había un gran nivel entre los cerca de 70 establecimientos presentes”. Este cocinero, que ha manifestado su deseo de participar el próximo año, destaca el ambiente de tapeo que se respiraba en Valladolid durante los días de concurso. Y es que todos los pinchos y tapas presentados al concurso podrán ser degustados en los distintos bares y restaurantes de la ciudad vallisoletana. De Lucas ha resaltado la importancia que tiene este concurso vallisoletano en el panorama nacional e internacional y la repercusión que tendrá el premio logrado.

En la entrega de galardones, que tuvo lugar este miércoles, resultó ganador Diego Guerrero del restaurante Club Allard con su creación Mini Baby Bell de Camembert Truffe. El Segundo Premio  recayó en Jordi Gotor, de Brown 33 de Barcelona por su Oliva+Anchoa+Hueso y el  Tercer Premio en José Luis García Galindo del Abeletxe de Zizurkil de Guipuzcoa por Alubias de Tolosa.

El accésit “Tierra de Sabor” en Antonio González García de Los Zagales de la Abadía, de Valladolid por la tapa Obama en la Casa Blanca. El accésit al Mejor Concepto de Tapa en José Bixente Muñoz Esnal del Gran Sol de Hondarribia, Guipúzcoa, por su Juego de verduras y bruma de Jaiz Kibel y el accésit a la Tapa Más Vanguardista recayó en José Antonio Merino del establecimiento Marmitako de Vitoria, Álava, por su tapa Floración.