Lunes, 20 de enero de 2020    
Ha declarado este jueves ante el juez
Escribano culpa de toda la contaminación de Hiendelaencina a lo ocurrido en la casa rural
Actualizado 20 marzo 2014
Fachada de los Juzgados de Sigüenza.
El alcalde de Hiendelaencina, Mariano Escribano, ha declarado este jueves en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Sigüenza con respecto a la querella presentada por la contaminación de gasoil, y ha relatado que tras comprobar como de algunas casas salía agua contaminada, "detectamos que el origen estaba en la casa rural".

   Precisamente, Escribano ha prestado declaración ante el juez de Sigüenza a raíz de la querella que presentaba el pasado mes de diciembre contra la propietaria de la casa rural en la que se originó la contaminación de la red general de agua con gasoil, contra el empleado que provocó los daños y contra la empresa distribuidora.

   En declaraciones a Europa Press, Escribano ha manifestado que "lo único que he hecho es decir lo que tenía que decir, responder a las preguntas del juez, que me han preguntado lo que pasó y he relatado los hechos: que el día 5 empezó a salir agua contaminada de las casas y nos pusimos automáticamente a comprobarlo y detectamos que procedía de la casa rural".

   También han sido llamados a declarar, la dueña de la casa rural y un responsable de la empresa suministradora del gasoil. Quien no ha declarado ha sido el trabajador que presuntamente provocó los daños.

   Estas declaraciones forman parte del procedimiento penal abierto por la contaminación de la red de agua de este pequeño municipio por un vertido de gasoil, situación que ha provocado que unas cincuenta viviendas de Hiendelaencina lleven sin agua potable desde hace más de cinco meses.

   Con estas declaraciones el juzgado trata de reunir la mayor información posible con el fin de ver si finalmente procede o no alguna imputación por responsabilidad en este incidente tras la querella presentada por el alcalde.

   Los daños estimados han sido cuantificados en más de 90.000 euros, coste que servirá para sustituir unos 700 metros de la red general de agua del pueblo, limpiar las tuberías de medio centenar de viviendas y ha habido y habrá que hacer más analíticas del agua para verificar que está en buen estado. De momento, ahora se trabaja en la reparación de la tubería general dañada.