Sábado, 25 de enero de 2020    
Revisa tu automóvil para superar cualquier inclemencia meteorológica
Tu coche también tiene frío. ¿Sabes cómo prepararlo para que no sufra?
Un coche, atrapado en la nieve en el Puerto de la Quesera.
Actualizado 4 diciembre 2017
Cada nueva estación del año viene acompañada de diferentes condiciones meteorológicas, y este es un detalle que no debemos obviar a la hora de preparar nuestro coche. Así pues, el otoño no puede ser una excepción.

El otoño nos trae lluvias, frio, hielo y viento, que hacen de la carretera un lugar inseguro a no ser que hayamos sido precavidos y tengamos nuestro vehículo preparado para la nueva estación. Tendremos en cuenta algunos aspectos importantes a la hora de preparar nuestro coche y que te dejamos aquí.

Atención a estos consejos

1. Revisar bien el motor. Es importante que se revise bien que no hay piezas excesivamente desgastadas o rotas que haya que sustituir, que no existan grietas o fugas en abrazaderas y conductos, y que las correas estén en buen estado.

2. Cambio de aceite y filtro de combustible. Dos acciones necesarias y muy importantes para el correcto funcionamiento de nuestro coche. De su buen estado depende el funcionamiento óptimo del coche: el aceite hará funcionar de forma correcta el motor, y el filtro de combustible en buen estado, p.e. este, proporcionará un combustible limpio y libre de impurezas antes de entrar al motor.

3. La importancia del líquido refrigerante. Es el que mantendrá la temperatura del motor de forma constante alrededor de los noventa grados. Hay que asegurarse de que está en buen estado y en los niveles adecuados. Al menos, debe cambiarse cada dos años.

4. Batería en buen estado. Es de vital importancia que la batería esté en perfecto estado y completamente cargada, así nunca tendremos problemas a la hora de arrancar. Debe cambiarse cada cinco años aproximadamente.

5. Neumáticos. Comprobar que el dibujo es el correcto, y si están demasiado gastados, lo mejor es cambiarlos. Ojo por si se hubiesen cristalizado y comprobar su presión periódicamente.

6. Las luces. Es importante que funcionen siempre, pero en otoño se convierten en imprescindibles por las pocas horas de luz que hay, porque llueve más y hay más probabilidad de que haya niebla. Han de revisarse todas las luces del coche ya que tan importante es ver como ser vistos.

7. Limpiaparabrisas. Hay que comprobar que funcionan correctamente y que no están deteriorados. En esta época del año, en la que nos encontramos con bastantes días de lluvia, es importante que limpien bien y evacuen el agua del parabrisas.

8. Climatizador funcionando. No solo por mantener una correcta temperatura dentro del coche, sino también para cuando haya que desempañar los cristales a causa de la diferencia térmica entre el exterior y el interior.

9. La luna trasera. Es importante comprobar que funciona bien el sistema térmico que desempaña la luna de atrás.
Seguir estos consejos básicos nos asegurará el tener nuestro coche preparado ante las eventualidades que pueda traernos el otoño.

Tal como dice el dicho, siempre es preferible prevenir que curar.