Sábado, 14 de diciembre de 2019    
¿Se ha imaginado vivir sin información?
Edición, con la primera página casi en blanco total, del diario nicragüense LA CRÓNICA
Actualizado 18 enero 2019
Hoy, nuestro editorial no es nuestro sino de todos los periódicos que en cualquier parte del planeta se afanan y se empeñan en ser libres y en servir a sus lectores. Por eso, reproducimos íntegramente el texto publicado en el diario nicaragüense LA PRENSA con el que  sus responsables quieren explicar no sólo por qué la portada aparece en blanco este 18 de enero de 2019 sino también parte de las penalidades que vienen sufriendo, bajo el régimen de Daniel Ortega. Es un caso relevante, pero sólo uno de los muchos que ahora mismo salpican con oprobio a decenas de países, en ambos hemisferios.

Que al menos sepan que no están solos.

"Por primera vez en su historia de casi 93 años el Diario LA PRENSA publica su portada prácticamente en blanco, solo con la pregunta: ¿se ha imaginado vivir sin información?

LA PRENSA ha tomado la decisión de hacer esa publicación hoy que se cumplen 20 semanas de que la Dirección General de Servicios Aduaneros mantiene secuestrada materia prima propiedad de esta empresa, que llegó a Nicaragua en septiembre de 2018.

La Aduana no ha dado explicación por esta actitud que está en abierto desacato de una resolución del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo (TATA).

¿El objetivo es reducir a cero el acceso a información?
La portada en blanco y la pregunta están dirigidas a la ciudadanía nicaragüense cuya libertad de expresión y libertad de información enfrentan el asedio de la dictadura.

Desde que el régimen endureció su represión por las protestas ciudadanas el 18 de abril del año pasado, las libertades de expresión e información han estado entre sus víctimas.

Los medios independientes, sean radio, televisión, plataformas digitales o impresas han sido silenciados uno a uno, limitando el acceso a la ya poca información que tenían los nicaragüenses desde antes del 19 de abril.

Con el secuestro de 92 toneladas de papel, tinta, planchas, goma, revelador y repuestos para la rotativa, el régimen pone en peligro la circulación de la versión impresa del Diario. La intención es clara, que en Nicaragua dejen de circular medios impresos independientes.

Forzados a reducir páginas
Ante el arbitrario e ilegal silencio de la Dirección de Aduanas, los directivos de Editorial La Prensa se vieron forzados esta semana a reducir el número de páginas en los ejemplares tanto de LA PRENSA como del periódico Hoy.

Este es un esfuerzo por prolongar la circulación de los diarios, con la esperanza que las autoridades aduaneras o el jefe de estas, el dictador Daniel Ortega, entren en razón y liberen la materia prima propiedad de la empresa.

Sin embargo, Editorial La Prensa, siempre respetuosa del orden jurídico y el estado de derecho, recurrió al TATA para ampararse ante la arbitrariedad del director de Aduanas, la resolución del TATA del pasado 21 de diciembre es clara:
“Declara ha lugar a la queja interpuesta por (Editorial La Prensa) en contra del licenciado Oscar Moncada Lau, administrador de Aduana Managua, debido a que incumplió con su deber como funcionario público de dar respuesta pronta en apego a la ley”.

La respuesta de Aduana al TATA ha sido el silencio.

La actitud del régimen, ejecutada a través de Aduana, no deja lugar a duda sobre su objetivo de imponer a los nicaragüenses la versión orwelliana de la “realidad” que dibuja cada mediodía la secretaria de Comunicación y vicepresidenta, Rosario Murillo, sobre lo que ocurre en Nicaragua.

Si el orteguismo tiene éxito en esta tarea represiva, los medios independientes no serán más que una pantalla negra, la estática de la radio y la página en blanco de los periódicos.