Miércoles, 16 de octubre de 2019    
El presidente regional pide a los que no se sientan feministas que "guarden silencio"
Para Page, el reto de la próxima década es reducir la brecha entre hombres y mujeres en el trabajo
Page ha presidido el Día Internacional de las Mujeres en Guadalajara.
Actualizado 8 marzo 2019
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha celebrado el auge del movimiento feminista experimentado en los últimos tiempos, considerando que es una corriente que "ha ganado terreno".

Durante su intervención en el acto institucional impulsado por el Gobierno castellano-manchego y celebrado en Guadalajara con motivo del Día de la Mujer, el presidente autonómico ha pedido además a todo aquel que no se sienta representado dentro de este movimiento "que guarde silencio".

Así, ha aseverado que la crisis "ha hecho que muchos salgan de su armario ideológico" --en referencia al PP--, algo que ha calificado de "fenómeno político curioso". Ha sido en este punto donde ha presumido al asegurar que muchos, entre los que él se encuentra, "han defendido la igualdad siempre".

En este punto, ha valorado como "un gran mal" la "hipocresía" política en torno a la lucha contra la violencia de género. En la misma línea, ha argumentado que, en tiempos pasados, la violencia machista no era considerada como un problema. "Pero ahora hay una gran lección tras 40 años de democracia, y es que hemos hecho irreversible el concepto de igualdad", ha afirmado Emiliano García-Page.

En su alocución, ha defendido que su Gobierno nunca ha querido ser "neutral" en cuanto a ciertos valores que "se han interiorizado" y con los que ahora toca "ser coherentes".

Para García-Page, Castilla-La Mancha "lleva en el ADN el concepto de igualdad", siendo una región "que se constituyó para no ser menos" que ninguna otra.

En su opinión, "convertir la injusticia" que se crea dependiendo de dónde uno nazca en "igualdad" es "lo más hermoso de la política".

En torno a este concepto, ha defendido el Estado de las autonomías como garante para poder conseguir "que las diferencias no sean desigualdades".

Tras reparar en "las muchas excusas" que aún resisten en el entorno laboral para justificar las desigualdades entre hombres y mujeres, ha apuntado como reto para la próxima década el de reducir la brecha de género en los puestos de trabajo.

Ha querido repasar algunos de los logros de legislatura en favor de la reducción de esa desigualdad, como la nueva Ley por una Sociedad Libre de Violencia de Género, o el hecho de haber implementado "una medida cada 15 días" para el colectivo femenino.

"Nosotros nos identificamos con la igualdad, porque es para lo que estamos. Y por eso combatimos el egoísmo que está detrás de los pueblos o de sus representantes. Cuando se exhibe la bandera del privilegio territorial, obviamente, se atenta contra el concepto de igualdad, que es la piedra angular de la Constitución", ha exhortado.

García-Page también ha puesto especial énfasis a la hora de felicitar a la directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, por su labor al frente de este departamento durante esta legislatura. "Sabe tanto de feminismo que algunos pueden decir que es una fanática. Muchas gracias, Araceli".