Lunes, 23 de septiembre de 2019    
Su abogada pide que se cambien las medidas cautelares que se les aplican
A los argelinos implicados en una violación grupal en Bilbao les molesta ir al juzgado cada día
Palacio de Justicia de Bilbao. (Foto: EP)
La abogada de los 4 acusados de violación grupal que se hallan en libertad pedirá que se modifiquen medidas cautelares. Solicitará también que se visionen grabaciones de otras zonas donde presuntamente se encontraban estos sospechosos en el momento de la agresión sexual.
Actualizado 9 agosto 2019
La defensa de los cuatro sospechosos de la violación grupal a una joven de 18 años cometida el pasado 1 de agosto en Bilbao, que se encuentran en libertad condicional, pedirá que se modifiquen las medidas cautelares que se han decretado para estos acusados.

La jueza de guardia decretó el pasado domingo el ingreso en prisión de dos de los seis arrestados por la Ertzaintza el 2 de agosto por su presunta implicación en la agresión sexual múltiple a una joven en el Parque de Etxebarria, pero dejó en libertad a los otros cuatro, al tener "dudas" de su participación en los hechos. No obstante, les impuso la obligación de comparecer diariamente en el Juzgado para firmar.

Los cuatro sospechosos han acudido al Juzgado de Instrucción número 4 de Bilbao este viernes por la mañana, sobre las 11.00 horas, acompañados de su abogada. La letrada tiene intención de presentar un recurso contra el auto de la juez que dictó las medidas cautelares, al considerar excesivo que sus defendidos tengan que personarse todos los días en los tribunales.

Asimismo, la defensa solicitará que se realicen más pruebas periciales, al margen de las de ADN, que se analizan en Madrid y de las que está a la espera de conocer sus resultados. Entre otras pruebas, la letrada ha solicitado el visionado de grabaciones de cámaras ubicadas en otras zonas de la ciudad donde presuntamente se encontraban los cuatros sospechosos a la hora en que se cometió la violación en el Parque de Etxebarria.

¿Cuáles son los hechos?
La joven víctima contactó a través de Instagram con uno de los supuestos agresores sexuales, que tenía un tatuaje en el cuello en forma de buho por el que fue identificado tras la violación, y se citó con él en el Parque de Etxebarria a las 23.30 horas del jueves de la pasada semana.

Cuando ésta acudió al lugar, en el parque de Etxebarria, observó que el individuo no se encontraba solo, sino que estaba acompañado de más personas, por lo que intentó huir. Sin embargo, éstos la retuvieron por la fuerza y la sometieron a varias violaciones, aunque la joven no supo determinar cuántas veces la agredieron sexualmente.

Posteriormente, la víctima denunció la violación grupal y describió al chico del tatuaje, con el que había contactado por redes sociales, y a otro de ellos por unos arañazos que supuestamente la propia víctima le realizó, aunque no pudo determinar rasgos característicos del resto.

La Ertzaintza localizó a las 4.20 horas del día 2, viernes, a estas dos personas en el Casco Viejo. En ese momento, se encontraban con otros cuatro varones, que fueron arrestados también. En el auto judicial, por el que dos de ellos ingresaron en prisión y los otros cuatro fueron puestos en libertad condicional, con la obligación de comparecer todos los días en sede judicial, la jueza destacó que "la víctima no proporciona descripción de todos los autores con clara descripción física, salvo a dos de ellos".

¿Por qué no se les expulsa de España si son irregulares?
Precisamente, los cuatro individuos puestos en libertad, que son inmigrantes, fueron detenidos este pasado jueves por agentes de la Policía Nacional, que les trasladaron a comisaría para comprobar cuál es su situación legal en España.

Tras comprobar que todos ellos, nacidos en Argelia, se encuentran en situación irregular, se iniciaron los trámites para su posible expulsión en aplicación de la Ley de Extranjería, aunque solo podría materializarse una vez que se concluyera el proceso judicial en el que están inmersos y si se compueba que no han estado involucrados en la agresión sexual o son absueltos.

Fuentes judiciales han explicado a Europa Press que, en caso de ser condenados, las penas serían elevadas, y al ser ciudadanos extracomunitarios, tendrían que cumplir la pena en España. Solo en caso de la comisión de delitos no muy graves, se podría sustituir la condena por la expulsión a su lugar de origen.