Jueves, 14 de noviembre de 2019    
Datos y reflexiones necesarias para prepararnos ante una inminente revolución en nuestros teléfonos
El 5G va a cambiar las reglas del juego
Antena de telefonía en Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])
Actualizado 7 septiembre 2019
Internet llegó a finales del siglo pasado y en estas décadas ha provocado muchos cambios en la vida diaria. El avance tecnológico no ha sido inmediato y sí algo gradual. En estos momentos las redes 5G están siendo muy esperadas, pues hay grandes esperanzas puestas en ellas, donde los expertos pronostican que será el anticipo de la era de la hiperconectividad.

Muchos cambios están por venir, los cuales implicarán trabajos nuevos, así como novedosos modelos de negocio provocados por las grandes velocidades de conexión que permitirán poder conducir un vehículo a distancia.

Está previsto que en 2020 ya se encuentren disponibles las primeras conexiones 5G de uso comercial y que verán como muchas acciones cotidianas se harán mucho más rápidas.
No solo las transacciones comerciales se verán beneficiadas, también el ocio. Por ejemplo, el Casino Gran Madrid ofrece un bono a los usuarios que, si ahora se benefician de ello, con el 5G podrá hacerse de forma más rápida y con muchas más posibilidades de interconectividad en el juego.

¿Cambiará tanto la sociedad?
Mucha gente todavía tiene ciertas dudas. El caso es que, al estar los objetos y máquinas conectadas entre ellas, la eficiencia será mayor y esto va a permitir contar con una serie de aplicaciones que realmente todavía no sabemos el alcance que pueden tener.

El 3G primero y especialmente el 4G con el aumento en la velocidad en los dispositivos móviles ha contribuido a muchos progresos tecnológicos. Ahora con el 5G, las esperanzas son aún mayores, y permitirá que sectores que hasta ahora no estaban tan inmersos en la era digital, como la agricultura, podrán aprovechar las nuevas posibilidades de negocio.

La importancia de esta nueva red hará posible que se desarrolle el denominado “Internet de las cosas”, donde la comunicación entre las máquinas será uno de los mayores progresos. Con el 5G se resolverá el problema principal del 4G, pues no se optimizan las conexiones, siendo idéntica para una persona que ve un vídeo en HD que para el termostato que envía la temperatura a un Smartphone, algo que produce la saturación en las redes.

Todavía quedan problemas por resolver
El futuro próximo con el 5G creará múltiples conexiones con varias características dependiendo de la demanda que tenga el dispositivo, pudiéndose conectar muchos dispositivos y máquinas a la red de manera inalámbrica.

El segundo problema para resolver es la latencia, es decir, la velocidad de la respuesta de la conexión. El 4G no es lo suficientemente rápida como para soportar, por ejemplo, el coche autónomo con total seguridad. En lo técnico el 5G ya ha superado los problemas de pruebas y ensayos, por lo que solo quedan algunos detalles para dar el salto definitivo.

Las empresas colaboran entre sí para que sea una realidad
Si hay un apartado fundamental en esta era a nivel tecnológico es la colaboración empresarial. Ya hace tiempo que las empresas se dieron cuenta que necesitan aunar fuerzas para poder lograr sus objetivos.


Esto es comprobable en el mundo del automóvil con el trabajo conjunto entre BMW y Ericsson, que han trabajado duramente en la conexión a la red del automóvil. Las empresas se han dado cuenta que la unión hace la fuerza y de ello se beneficia la sociedad.

A la hora de desembarcar, el 5G llegará primeramente al sector industrial, donde será motor de importantes cambios en combinación con el “Internet de las cosas”, en las que se podrá ver como las máquinas van a poder comunicarse en tiempo real por la reducida latencia de la que se disfruta en 5G.
 
¿La sociedad está preparada?
Se dice que más que una revolución, será una evolución tecnológica, por lo que no habrá cambios radicales en un momento dado, pues vamos a ir asistiendo ante todas las novedades de manera progresiva.