Miércoles, 13 de noviembre de 2019    
Los corredores llegaron con una hora de adelanto sobre el horario que esperaba la organización
Las restricciones de tráfico por la Vuelta terminaron antes de lo previsto
La Vuelta, en Guadalajara.
Actualizado 11 septiembre 2019
Algún que otro susto de última hora por las fuertes rachas de viento, centenares de vallas instaladas, kilómetros de bandas de plástico para marcar el recorrido, todas las papeleras condenadas con bolsas de plástico incluso a considerable distancia del lugar de paso de los ciclistas, mucha policía y varias filas de público en Las Cruces y no tanto hasta llegar a ese punto... Estas y otras fueron las señales más apreciables de que este miércoles era día de llegada de la Vuelta Ciclista a Guadalajara. Más de cerca, y en su propio bolsillo, lo notaron aquellos que conductores que, desde la víspera, empezaron a ver cómo sus coches eran retirados por la grúa municipal, para dejar expeditas las calles marcadas.

En lo deportivo, el corredor belga Philippe Gilbert, del Deceuninck-Quick Step, se ha adjudicado la decimoséptima etapa de La Vuelta, disputada entre Aranda de Duero y Guadalajara sobre 219,6 kilómetros, tras batir al sprint de la calle Toledo a uno de sus compañeros de escapada, el irlandés Sam Bennett (Bora-Hansgrohe) en una jornada en la que Nairo Quintana y el Movistar agitaron el pelotón en medio de los abanicos.

"En todos mis años de profesional, nunca había vivido algo así", confesó Gilbert, que añade su segundo triunfo en esta Vuelta a su currículo. Lo dijo el ganador de la París-Roubaix de este año por los más de 70 kilómetros por hora que alcanzaron camino de Guadalajara, con el viento de costado y los ciclistas buscando el refugio de las cunetas.

La capital alcarreña no verá esta vez partir mañana al pelotón. Este jueves se disputa la decimoctava etapa entre Colmenar Viejo y Becerril de la Sierra, de 177,5 kilómetros y el posible escenario de una nueva ofensiva del Movistar en la tradicional jornada por la sierra de Madrid, con los puertos de Navacerrada, Morcuera, por dos veces, y Cotos como hipotéticos testigos de renovadas páginas heroicas del ciclismo.