Viernes, 15 de noviembre de 2019    
Se perdona la tres cuartas partes del Impuesto de Circulación a los coches eléctricos y "verdes"
¿Usas “combustible responsable”? Si es así, el Ayuntamiento te cobrará menos en Guadalajara
Coche en Guadalajara, de los que no usan "combustible responsable". (Foto: La Cró[email protected])
Actualizado 4 octubre 2019
El nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Guadalajara ha informado sobre la propuesta de modificación de ordenanzas fiscales aprobada este martes en una sesión extraordinaria de la Junta de Gobierno Local. De lo acordado destaca la creación de una nueva tasa a las eléctricas por las conducciones de electricidad existentes en la ciudad y elevar al máximo la bonificación en el impuesto de circulación para vehículos eléctricos y de lo que llaman "combustibles responsables".

En el impuesto de vehículos se mantienen los tipos actuales y se elevan las bonificaciones hasta el tope definido por la Ley, el 75 por ciento, en los casos de vehículos eléctricos y de combustibles respetuosos con el medio ambiente. "Se trata de aplicar al máximo los criterios medioambientales dada la actual emergencia climática en la que nos encontramos", ha puntualizado Rojo.

Desde este jueves, los grupos políticos tendrán un plazo de cinco días hábiles para presentar enmiendas, que serán debatidas en la Comisión de Hacienda y definitivamente aprobadas o rechazadas en un pleno extraordinario el próximo 21 de octubre.

El alcalde, Alberto Rojo, ha explicado que la presentación de estas ordenanzas se produce para "que la ciudad cuente el día 1 de enero con un nuevo presupuesto municipal", ante la necesidad "de que las cuentas del Ayuntamiento pasen a una situación de normalización, dada la complicada situación actual, con un presupuesto prorrogado, una mala situación en el apartado más social, y un gasto desmesurado y sin control en los patronatos".

El alcalde ha informado de la creación de una nueva tasa con el objetivo de que "se tribute por las redes de transporte de energía que utilizan el subsuelo, el suelo o el vuelo en todo el término municipal". Se trata de una tasa similar a la que actualmente pagan las empresas de telecomunicaciones por cablear la ciudad, que se calculará en función de la longitud, el diámetro, la potencia y el espacio a ocupar.