Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Viernes, 24 de noviembre de 2017

Cada cuatro, un gilipollas

Actualizado 13 noviembre 2017 12:55  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

 Temas relacionados
El número y la densidad de los gilipollas varía según el lugar y la fecha. Más o menos, como los salmonetes antes de yacer en las pescaderías.

Como en esta tonta sociedad nuestra nos consolamos con repetir, sin fundamento ni reflexión previa, eso de que estamos "ante la juventud mejor preparada de la historia de España", luego miras las noticias y te llevas el chasco: uno de cada cuatro jóvenes entre 15 y 29 años cree que la violencia de género es una conducta normal en el seno de una pareja.

En realidad, si nos detenemos más en ese estudio, hasta nos sobran algunos ejemplares de animal de bellota para mantener la proporción en una cuarta parte del total, puesto que son exactamente un 27,4 por ciento los que así de burramente piensan, si a eso le podemos llamar pensar.

Son incluso más los que consideran que el incremento de la violencia sobre la mujer tiene relación directa con el aumento de población inmigrante. Como si la mano suelta en casa no hubiera sido pura Celtiberia durante siglos...

Dicen los sociólogos firmantes que la exculpación de la violencia machista "es superior entre los varones, y en los niveles de estudios inferiores". 

En pocas palabras: Mancos se tenían que quedar muchos de nuestros congéneres, empezando por los que pegan a una mujer y siguiendo por los gilipollas que los aplauden. Eso, para empezar y para ir terminando.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de En pocas palabras

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales