Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Miércoles, 24 de abril de 2019

Cinco años a la cárcel un masajista por abusar de una cliente

Ocurrió en Valdepeñas y el juicio acaba de concluir en la Audiencia Provincial de Ciudad Real
Sesión de fisioterapia.
Condenan a cinco años de prisión al fisioterapeuta que abusó sexualmente de una paciente en Valdepeñas.
Actualizado 28 marzo 2019 11:03. Primera publicación 27 marzo 2019 18:05.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Google+Añadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Temas relacionados
La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a cinco años de prisión a J.M.P., el masajista que abusó sexualmente de una paciente en Valdepeñas después de que esta acudiera a su consulta aquejada de dolores en un pie como consecuencia de una fascistis plantar y a la que también deberá indemnizar con 15.000 euros por los daños causados, además de no poder acercarse a ella en 10 años.

Según la sentencia, el tribunal ha considerado probado --tanto por la persistencia del testimonio de la víctima, corroborado por los testimonios periféricos-- que el 14 de julio de 2016 la víctima fue al local 'Serenity Center' de Valdepeñas para que se le diera un masaje en el pie, ya que estaba aquellada de una fascitis plantar.

Tras entrar en la cabina de masajes, "un habitáculo completamente cerrado y amenizado con música relajante", J.M.P. le pidió que se quitara la ropa, excepto el sujetador, y le entregó una braga de papel y una toalla para cubrirse y, una vez cambiada, comenzó con el masaje en el pie izquierdo.

En ese momento la víctima le comentó que también notaba en los día previos unas molestias en la ingle y le indicó dónde, momento en que el masajista, "con ánimo libidinoso", comenzó a masajearle el pubis, tocándole con la mano la cara interna del muslo derecho, para acto seguido meterle un dedo en la vagina.

La mujer, sorprendida, le preguntó si es que notaba algo ahí, a lo que el agresor contestó que "hay muchas zonas internas" e introdujo otro dedo en la vagina, por lo que la mujer se levantó y se vistió, no sin antes preguntarle qué hacía metiéndole los dedos, y J.M.P. contestó "hostia, lo siento, es que hay muchas zonas internas".

La mujer abandonó el centro, llamó a un amigo y finalmente acudió al médico, activándose el protocolo de abuso sexual y presentó denuncia en la comisaría, no sin que antes el amigo de la víctima fuera a pedirle explicaciones al agresor, que no negó los hechos.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Tribunales
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales