Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Jueves, 19 de octubre de 2017

Del dicho y del hecho en política

Excavaciones en la necrópolis visigoda de Cubillejo de la Sierra.
Actualizado 24 agosto 2016 11:30  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

 Temas relacionados
Aunque la RAE tiene varias acepciones para definir el dicho y el hecho, muchas de ellas con sentido positivo y nada peyorativo, la sabiduría popular (que es la más acertada en estas cosas) utiliza vulgarmente la muy castiza expresión del dicho al hecho hay un trecho para clavar la realidad de las cosas en España.
 
Y si hay algún campo donde se pueda utilizar tal aseveración con grandísimas posibilidades de no equivocarse es en la valoración de las cosas políticas, viendo los dichos de los políticos, que son maravillosamente buenos y llenos de sentido, y los hechos que luego les delatan y que todos podemos comprobar en nuestro día a día que nada tienen que ver con la realidad que nos cuentan.
 
Me he permitido esta reflexión después de unos días en el pueblo para intentar situar la realidad de las cosas. En plena Sierra de Caldereros (Monumento Natural declarado por la Junta de Comunidades) he vuelto a visitar en varias ocasiones el castillo de Zafra, que evidentemente estaba allí mucho antes de que existiese la televisión y Juego de Tronos. He podido comprobar la repercusión que ha tenido esta serie por las visitas con las que he coincidido de ingleses, americanos, italianos y por supuesto españoles, hasta un japonés llegó a aquellas tierras de la meseta, y a la vez todas las carencias que tenemos para ser realmente una referencia turística.
 
Por eso una primera reflexión sobre lo dicho por las autoridades turísticas de la región. Una visita de la directora general de Turismo, con foto incluida, acompañada por cargos regionales comarcales y provinciales, y muy buenas intenciones de futuro, otras más de las muchas que llevamos años escuchando, para después comprobar que la propia Junta de Comunidades no sabe ni cómo se llama el castillo ni el pueblo en el que se ubica, Campillo de Dueñas, en su publicidad; que la señalización es muy mejorable en opinión de visitantes lejanos y en la mía propia; que el castillo, si ahora es algo lo es gracias al empeño del recordado Antonio Sanz Polo y de sus herederos, pero que en realidad a la hora de la verdad ni un céntimo de euro en inversión en el edificio ni en las inmediaciones para darle todo el esplendor que podría tener, aprovechar el tirón mediático y realmente hacer de este monumento histórico un emblema turístico. Pero ustedes lo pueden comprobar cuando quieran: mucho decir y poco hacer.
 
También en estos días se ha celebrado un evento cultural y deportivo singular en la zona, concretamente la partida de ajedrez con tractores de Hinojosa, que ha sido seguido por cientos de personas “in situ” y motivo informativo en todas las televisiones. Previamente, se dieron cita un buen grupo de ajedrecistas para jugar partidas y llegar a los finalistas que luego compitieron con los tractores como fichas. Es decir,  cultura, deporte, apoyo al medio rural….Pues bien, tanto y tanto hablar del mundo rural, de lo que se invierte e invertirá en el medio rural, de lo bien que se hace en el campo desde la Administración regional, y cuando hay un grupo de agricultores jóvenes, comprometidos, que son cada vez más una “rara avis” a conservar, capaces de organizar sin pedir nada a cambio un acontecimiento singular que lleva cientos de visitantes a un pueblo de apenas una docena de vecinos, resulta que no hay ayudas públicas, que se tienen que buscar la vida como pueden para sacar adelante el evento, que la Administración regional no tiene dinero para estas cosas y que además exige el cumplimiento de una normativa rigurosísima y costosa para los organizadores. También lo pueden comprobar ustedes mismos: mucho decir y poco hacer.
 
Y quiero también referirme a mi pueblo, Cubillejo de la Sierra, donde hace años el entusiasmo de un pequeño grupo de arqueólogas de la Universidad de Alcalá muy comprometidas con el Señorío de Molina y del propio pueblo, junto a algunas ayudas económicas entonces sí de la Junta, consiguió poner al descubierto un yacimiento extraordinario, el de Los Rodiles, que podría ser un gran atractivo turístico para la zona, como complemento además a los existentes en Checa y en Herrería, en el marco del Geoparque de Molina. Pues bien, mucho hablar del turismo, de grandes planes maravillosos de desarrollo, de potencialidades, estrategias, y otras enormes bondades, pero la realidad es que la Junta de Comunidades, antes con Cospedal  y ahora con Page, no ha soltado un duro en los últimos dos años y que este recurso, inmenso y extraordinario pues junto al yacimiento celtibérico hay otro romano y otro visigodo, sigue muerto y paralizado mientras que seguimos hablando en televisión de lo bien que los hacemos.
 
Seguiremos hablando de más cosas parecidas, de cómo nos venden en declaraciones televisivas y entrevistas de prensa prefabricadas las maravillas de nuestra provincia y sus grandes recursos turísticos, para luego ver cómo lo que se hace, poco o mucho, mejor o peor, va siempre de la mano altruista de asociaciones culturales, de gentes que trabajan de manera desinteresada, de personas comprometidas solo a cambio de la crítica más feroz y sectaria en muchos casos por no ir de la cuerda del partido de turno, pero la realidad es que los dichos no tienen nada que ver  con los hechos.
 
Si quieren, les invito a visitar estos lugares e informarse personalmente, o a ver los maravillosos museos de Molina y preguntar por las ayudas públicas que reciben de la Junta de Comunidades, o a ver desde fuera, porque nunca ha llegado a abrirse, el Centro de Mountain Bike de Tamajón o los centros de interpretación de la Arquitectura Negra en Campillo de Ranas o en El Cardoso que costaron un pastón, por cambiar de zona,  y luego comprueben ustedes mismos los dichos y los hechos, lo que en realidad pasa en nuestras comarcas.
 
O también, si les parece, les invito a reflexionar sobre las docenas de millones que se han invertido en programas europeos para frenar la despoblación después de comprobar qué ha pasado con la población en los últimos veinte años en comarcas como Molina, la Sierra Norte, o la propia Alcarria, en poblaciones emblemáticas como Sigüenza, Molina, Cifuentes, Sacedón, Atienza, Cogolludo… a pesar de recibir todo esos maravillosos millones de fondos europeos. Se sorprenderán y les aseguro que no para bien. Pero mientras tanto, que siga la fiesta política, que sigan las visitas, las fotos y los aplausos de los palmeros con, como dice un gran alcalde de la zona de Molina, sus “jornalillos”.
 
PD: Lo dicho antes, una pequeñísima muestra de la ficción en la vive nuestra clase política con respecto a la realidad de los pueblos, no impide que mencionemos el acierto de la Junta de Comunidades con su exposición conmemorativa del IV Centenario de la muerte de Cervantes, en el Centro Cultural San Francisco, en Molina. Extraordinaria exposición para deleite de todos los visitantes.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Entre Molina y el mundo

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales