Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 22 de abril de 2019

“Desde la Fiscalía intentamos controlar la corrupción de una manera eficiente”

María Dolores Guiard, Fiscal Jefe de Guadalajara
María Dolores Guiard, en su despacho, durante la entrevista concedida a LA CRÓNICA DE GUADALAJARA.(Foto: E. Bonilla)
Actualizado 26 febrero 2015 09:11. Primera publicación 3 febrero 2014 13:09.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Google+Añadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

María Dolores Guiard Abascal podría pasar desapercibida cualquier día en cualquier lugar de Guadalajara. De hecho, así ocurre. Este mismo lunes, su nombre aparece en una noticia inesperada de este mismo diario, junto con otros muchos alcarreños. Pero su oficio es radicalmente diferente al de la inmensa mayoría. Como Fiscal Jefe de Guadalajara, desde hace cuatro años es una de las máximas responsables de que en esta provincia la ley sea realmente igual para todos y que nuestros derechos como ciudadanos sean respetados. Mujer entre mujeres junto con algún que otro hombre en estricta minoría, desde su despacho en la Audiencia Provincial no ve diferencias entre los fiscales de uno u otro sexo... aunque en el caso de Guadalajara, ellas sean una abrumadora mayoría. "No me voy a jubilar como Fiscal Jefe", asegura convencida. Lo dice desde Guadalajara,  "una ciudad muy cómoda para vivir". 
 
¿Lleva cuenta de cuántas veces han pronunciado mal su apellido en los medios de comunicación?
- La verdad, no llevo la cuenta pero me ha pasado toda la vida. No es un apellido complicado, pero como acaba en “d”, han hecho muchas versiones. ¡Te acostumbras!

Ya son más de quince años viviendo en Guadalajara, para una vida no sólo profesional, sino también familiar. ¿Qué balance puede hacer de su experiencia en esta ciudad?
- Aquí tengo mi casa, aquí han nacido mis hijos, aquí van al colegio, aquí tenemos amigos… Mi vida está organizada en Guadalajara desde hace mucho tiempo. Es una ciudad muy cómoda para vivir, en la que llegas a todas partes en relativamente poco tiempo. Si no de origen, sí que en mi casa todos nos consideramos guadalajareños de corazón. Mis raíces familiares están en Madrid, que es la ciudad donde hice la carrera y la oposición pero, al haber vivido desde pequeña en otras ciudades, la verdad es que me siento un poco de ningún sitio y de todas partes.

Me temo que hay pocos lugares en esta provincia más incómodos para un machista que la Audiencia Provincial de Guadalajara y, más especialmente la Fiscalía. ¿Qué razones hay para que las mujeres hayan copado la carrera judicial de unos años a esta parte y el Ministerio Fiscal también en buena medida?
- Es un fenómeno que se viene observando desde hace muchos años. Quizá es que el acceso mediante oposición permite una igualdad de oportunidades tanto a hombres como a mujeres. Teniendo en cuenta que las mujeres en otros ámbitos podemos tenerlo más complicado, muchas optan por hacer unas oposiciones y entrar en la función pública. Eso se nota en las carreras judicial y fiscal, que vienen de la misma oposición.

¿Pero hay una manera distinta de ejercer la función una vez que se ha pasado la oposición, dependiendo que seas hombre o mujer?
- ¡Espero que no! O la misma diferencia que pueda haber para ser médico, abogado o profesor. Ser hombre o mujer algo nos influirá en nuestra manera de hacer las cosas, pero no creo que sea distinto a la diferencia que pueda haber entre dos hombres o entre dos mujeres. No creo que sea algo definitivo… aunque también sea muy difícil de determinar.

No sé si es muy habitual hablar en este despacho de política, pero ¿ha sido una ventaja para Guadalajara que no se hayan culminado en Castilla-La Mancha las transferencias autonómicas en Justicia?
- Es cierto que estamos en lo que se llama “territorio Ministerio”. No sé si ha sido mejor o peor, aunque tal y como se desarrollan los acontecimientos no creo que vayan a asumirse esas competencias. El estar en el ámbito del Ministerio nos permite interconectarnos entre varios territorios que es algo más complicado por parte de las Comunidades Autónomas en que sí se han asumido, con sistemas informáticos distintos que hacen que compartir los datos sea más complicado.

Muy prudente me parece cuando habla desde una de las instituciones, el Ministerio Fiscal, con un ámbito territorial estatal más nítido...
-Somos un cuerpo único del Estado y además tenemos el principio de jerarquía y de unidad de actuación, entendido en el sentido de una aplicación uniforme de la ley. Es un proceso dinámico, pero en el que todos estamos conectados y creo que eso es beneficioso para los ciudadanos, en cuanto que pueden esperar una respuesta semejante ya sea en Barcelona, en Murcia o en Guadalajara. Además, me gustaría destacar que intervenimos en todas las fases del procedimiento penal, desde el Juzgado de Guardia hasta la sentencia, con lo cual hay cambios de juez pero con una continuidad y coherencia en la actuación.

¿En sus años de ejercicio como fiscal en Cataluña también pudo ejercer con esa misma comodidad?
-Rotundamente, sí. El Ministerio Fiscal es único en toda España y en este sentido yo en Cataluña he estado muy bien.

En su toma de posesión expresó su deseo de cercanía hacia los ciudadanos. ¿Cree que en los cuatro años que han transcurrido ha cumplido con este objetivo?
- Creo que la Fiscalía es bastante accesible. Otra cosa es que, por mera cuestión de organización, no se pueda presentar un ciudadano el día que quiere y ser recibido inmediatamente. Sinceramente, creo que en estos años se ha atendido a todo aquel que ha querido acudir a la Fiscalía. Luego, que esté contento con la solución que le hayamos dado, lo tiene que decir cada uno. No soy consciente de que nadie se haya quejado de no haber sido recibido.

¿Qué es más reconfortante, ser Fiscal Jefe o ser fiscal a secas?
- Para ser Fiscal Jefe de Guadalajara ha sido muy importante, una experiencia muy valiosa, haber sido fiscal en Guadalajara. Conoces el territorio, a los profesionales, los asuntos… Teniendo en cuenta que nos jubilamos a los 70 y que yo entré antes de los 30, cumplir distintas responsabilidades enriquece mucho profesionalmente. Evidentemente, no me voy a jubilar de Fiscal Jefe, volverá a ser fiscal, aquí o donde sea, con la conciencia clara de que todas las experiencias enriquecen en el ámbito profesional.

Una de sus funciones es, ni más ni menos, que defender los derechos de los ciudadanos. ¿Cómo se traduce esto de verdad a la práctica? ¿Eso no implicaría emprender muchas más acciones de oficio?
- Nuestra actividad es, en el orden penal, estar en todos los procedimientos; unas veces, de oficio tras denuncias presentadas ante la Fiscalía y en las otras, como parte necesaria. En todas nuestras actuaciones intentamos la defensa de los derechos de los ciudadanos, eso está claro. Entre otras cosas, porque tenemos que presentar ante el tribunal un procedimiento válido. En el ámbito civil participamos sobre todo en la defensa de menores y de discapaces.

A propósito de esto, ¿Qué está pasando para que hayan proliferado tanto las incapacitaciones de unos años a esta parte? ¿Nos puede el Alzheimer o es que han cambiado los criterios?
En ese tema tenemos unos criterios no restrictivos pero sí que valoramos mucho la situación en que se encuentra esa persona. Alguien que no tiene sus plenas facultades pero que está bien atendido familiarmente, siendo los familiares los primeros facultados por la ley para interponer esa demanda y no ven la necesidad de abrir un proceso judicial, nosotros no entramos en ello.

Vayamos a un caso más del “couché”, para entendernos: el abuelo que se ha encaprichado de una veinteañera que le cuida, con la que se quiere casar y a sus herederos les suenan todas las alarmas. ¿Qué pasa entonces?
En la Fiscalía de Guadalajara no hemos tenido ningún caso de esos (sonríe abiertamente). Si el entorno familiar es adecuado y la familia no lo plantea, no actuamos. Sí nos vienen a veces testimonios de residencias, sobre internos y ahí se valora cada caso. No sería adecuado incapacitar a todo y cada uno de los que no pueden valerse por sí mismos en una residencia, estaríamos restringiendo también derechos de la persona. Analizamos la causa (que alguien no esté en condiciones) y los motivos (si realmente necesita una ayuda y un complemento) porque la norma general tiene que ser la capacidad y la excepción, la incapacitación. Ese apoyo puede ser tan sencillo como que, si se da el caso de un gasto incontrolado de la pensión, que alguien la controle adecuadamente por él… pero sin hacerlo de forma automáticamente, valorando siempre caso por caso.

Aquí a la Fiscalía sí nos vienen muchas personas que nos plantean sus cuestiones; hacemos diligencias, pedimos opinión al médico, hablamos con familiares, con trabajadores sociales… Se tiende a pensar que todo el que lleva una vida desordenada no está en condiciones, pero no siempre es así. Hay que hilar muy fino.

Si esa es una relación muy “doméstica” con la Fiscalía, los ciudadanos siempre relacionamos a este órgano con las peripecias judiciales de los casos de corrupción, para lo cual hay incluso una Fiscalía especial. ¿Hemos tenido casos de corrupción abordados por esta Fiscalía en esta Audiencia en los últimos años?
-La Fiscalía Anticorrupción propiamente dicha tiene unas funciones que están definidas por las instrucciones dadas por el Fiscal General del Estado. Todo lo que no entra ahí, se deriva a las fiscalías territoriales. En la Fiscalía de Guadalajara sí que se han llevado algunas denuncias en relación con supuestos casos de corrupción.

¿Este sistema cree que está bastando para controlar la corrupción de una manera eficiente?
- Se está intentando. Todos los asuntos que llegan a la Fiscalía y que pueden ser constitutivos de delito se estudian, se trabajan; en su caso, se presenta denuncia ante el Juzgado e intentamos en la medida de lo posible averiguar las conductas y presentarlos ante los tribunales. Un problema con el que a veces nos encontramos es el de los plazos de prescripción de los delitos, si nos llegan las noticias con los tiempos muy justos.

A usted se le atribuyó una afinidad política clara con el PSOE y esto se vinculó a la instrucción del sumario por el incendio de La Riba en 2005. ¿De todo aquello que le ha quedado a usted?
Soy miembro del Ministerio Fiscal desde hace más de 20 años. Cuando salió la plaza de Fiscal Jefe de Guadalajara yo estaba en la Fiscalía General del Estado, en la Secretaría Técnica y el Fiscal General del Estado era Cándido Conde-Pumpido. En ese momento, yo, por mi trayectoria profesional y personal en Guadalajara solicité la plaza que quedaba vacante y se me concedió.

Yo no me adscribo a ningún partido político. Intento y espero conseguir que mi actuación sea lo más imparcial posible, como debe ser el trabajo del Ministerio Fiscal.

En cuanto al tema del incendio de La Riba de Saelices, durante un tiempo estuve fuera de esa instrucción. Cuando llegué aquí se había tomado ya la decisión de incoar un sumario, entonces se dictan los autos de procesamiento, que fueron recurridos tanto por la Fiscalía como por otras partes y la Audiencia Provincial fue la que resolvió. Y no creo que la Audiencia Provincial esté en ninguno de los casos que se me atribuyen a mí. Es un tema que ha quedado resuelto por la Audiencia Provincial primero y por el Tribunal Supremo después y sobre el que no tengo nada más que añadir.

En esta tierra no todo es hiel, incluso hay algo de miel, como cuando hace unos meses Torres Dulce le impuso la Medalla de San Raimundo de Peñafort. ¿Lo consideró un refrendo a toda su trayectoria profesional?
-Para los que nos dedicamos a esto es una de las condecoraciones más bonitas. El hecho de que se me impusiera aquí, en Guadalajara y con el Fiscal General del Estado además de con mis compañeros y amigos, fue muy satisfactorio. Ese día dije que era un premio, pero no un final, sino un estímulo para seguir. Espero seguir mereciéndomela el resto de mi devenir profesional.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Entrevistas paisanos
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales