Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Martes, 18 de septiembre de 2018

España vale dos euros justo antes de fracasar, ni un céntimo más

Anuncio de la camiseta de la Selección española de fútbol, rebajada de precio en un chino de Cabanillas del Campo. (Foto: La Crónic@)
Actualizado 10 julio 2018 11:40  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

 Temas relacionados
De entre las muchas comunidades nacionales que nos van surgiendo en España, la más admirable será la china si no se termina dando al delito organizado, como ya apuntan algunos de sus paisanos que ya ejercen de proxenetas o estafadores.

Los chinos llegados hasta aquí y los hijos que van teniendo en nuestras maternidades son gente trabajadora (tópico), discreta (tópico), amable (tópico) aunque se chillan entre ellos (tópico) y con capacidad para el más severo dictamen sociológico (¡sorpresa!)

A este paseante le acaba de ocurrir que en sus andanzas estivales se ha podido encontrar, a las puertas de una de esas tiendas que empezaron vendiendo todo a 100 y ahora tienen aún de todo aunque a precios mutantes, la más certera valoración de lo que es España: valemos 2 euros. Costar, costamos bastante más según los Presupuestos Generales del Estado, pero el valor de la Patria española entre uno y otro de sus sucesivos e inacabables fracasos como "nación de naciones" (Pedro Sánchez dixit, según la vicepresidenta Pixie Dixie) es de apenas dos euros. Exactamente eso. Ni un céntimo más. Ni un céntimo menos.

Esa es la medida, canónica y verificada, de lo que se han depreciado las camisetas de La Roja en el chino de la esquina, tras el fracaso mundialista. Eso es lo que valen nuestras ilusiones, nuestros anhelos de ser lo que no somos, nuestra difusa y evanescente fe en algo común que nos una, aunque sea por el triunfo de otros que dan patadas a un balón en nuestro nombre.

Mira que somos baratos y fáciles de consolar. Pues ni aun así.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de El paseante

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales