Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Domingo, 26 de enero de 2020

Guadalajara encuentra un torero, colombiano, en Sigüenza

Leandro Gutiérrez abre la puerta grande del coso seguntino
La Plaza de Toros de sigüenza acogió el jueves la fase local del este certamen certamen “Guadalajara busca torero”, que llega, en 2018, a su tercera edición. Además de Gutiérrez, otro chaval,  Jesús Moreno, de la Escuela Taurina de Albacete, también cortó una oreja.
Actualizado 18 agosto 2018 10:34. Primera publicación 18 agosto 2018 10:31.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

En la tarde del jueves se celebró en la Plaza de Toros de Sigüenza la fase local seguntina del III Concurso 'Guadalajara Busca Torero'. En el festejo se lidiaron cuatro bravos novillos de la ganadería de Sandra Sopeña para otros tantos chavales, rebosantes de ilusión por ser toreros: Javier Adán, Alvaro Passalacqua, Leandro Gutiérrez y Jesús Moreno.
 
Abrió Plaza Javier Adán, alumno de la escuela Taurina José Cubero, Yiyo. Quiere ser torero porque “es lo que más siento,  lo que más me gusta”. El chaval no tuvo suerte. El novillo se partió el pitón derecho en un tropezón, algo que le forzó a quedarse corto por ese lado. El joven novillero hizo lo que pudo, pero no tuvo con qué lucirse. “Cuando he empezado a desarrollar la faena, se ha vuelto más complicado y ha dado algún problema”, decía Adán después de llevarse algún revolcón. Varios pinchazos -mató de una media que exigió descabello- dejaron gris su faena. Escuchó palmas de una plaza que presentaba tres cuartos de entrada. 
 
Alvaro Passalacqua, de la Escuela Taurina de Málaga, llegaba con mucha ilusión y ganas de demostrar su concepto del toreo en Sigüenza. El novillo, con más clase que el primero, permitió al chaval dejar detalles de sus aptitudes. Mató con una casi entera, pero algo trasera, que le obligó a descabellar. “Ha sido un lujo torear en Sigüenza. Me he sentido bien y he intentado hacer las cosas lo mejor y más despacio posible”, decía Passlacqua. Mató de una estocada un poco tendida, aunque el chaval entró “derecho y para delante a matar”, explicaba. Se fue feliz con el público de Sigüenza, pero  insatisfecho con su actuación. 
 
Leandro Gutiérrez, alumno del CITAR de Guadalajara, fue el gran triunfador de la tarde. “Quiero llegar a lo más alto”, decía antes de vestirse, algo que demostró en la arena. Le hizo una faena extraordinaria a un novillo complicadísimo, de esos que no quieren saber nada de la lidia.  Por el pitón izquierdo no tenía un pase. Pero, Gutiérrez, con la mano derecha, le hizo embestir. Estuvo fantástico con un toro con mucho genio, con muchas dificultades, en una faena con emoción. “El novillo  se colaba por ambos pitones, pero al final,  por el derecho, se ha entregado y lo he sometido. Me quedo con el conjunto de la faena, con las ganas que le he puesto”, decía orgulloso el chaval. El colombiano sabía que tenía el triunfo en su mano, y no se lo dejó escapar con la espada. “Ser torero es lo que más me gusta, mi pasión desde los doce años”.
 
Cerró plaza Jesús Moreno, de la Escuela Taurina de Albacete. “La de Sigüenza es una cita muy importante para demostrar que quiero ser torero”, decía antes de empezar. El muchacho demostró estilo, ante el mejor novillo de la tarde. En la espada, se dejó la segunda oreja. “Me voy contento de Sigüenza, doy las gracias a la afición por esta tarde extraordinaria. La faena ha ido poco a poco, de menos a más, el novillo ha respondido y me he ido acoplando a él”, decía al terminar. Moreno quiere ser torero porque “aunque es la profesión más difícil del mundo, también es la más bonita a la vez. Presidió el festejo la concejala del Ayuntamiento de Sigüenza, Charo Toro.


 


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Toros
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales