Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Martes, 16 de julio de 2019

Invertir en bolsa: guía para principiantes

Consejos para sacar rendimiento en los mercados bursátiles al capital ahorrado
Invertir bien es posible teniendo claros algunos consejos básicos.
Antes de invertir nuestros ahorros en un mercado financiero debemos tener en cuenta varias recomendaciones que minimicen los riesgos.
Actualizado 28 marzo 2019 10:59
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Google+Añadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Temas relacionados
¿Tienes capital ahorrado y estás pensando invertir en los mercados bursátiles para intentar sacarle rendimiento? Invertir en bolsa para principiantes no es fácil y se deben tener en cuenta varios factores y ser consciente del riesgo, asumiendo que se puede ganar, pero también perder.
 
Lo primero que debemos hacer es ir a lo básico y comprender qué es un mercado financiero y cómo funciona. En este sentido -simplificando mucho- se puede decir que éste es un punto de encuentro en el que compradores y vendedores intercambian instrumentos financieros, ya sean divisas, acciones, materias primas, bonos, etc. En el caso de la bolsa, las empresas acuden  a él en busca de financiación, poniendo a la venta parte de su capital en forma de acciones.
 
Estas acciones se mueven en función del número de órdenes de compra y de venta en el mercado, lo que se denomina volatilidad, que es lo que hace posible que el inversor pueda ganar -o perder- dinero. Por ejemplo, si hemos comprado títulos de Telefónica en la Bolsa de Madrid a 7 euros la acción y ésta alcanza después los 9 euros, habremos obtenido una rentabilidad de 2 euros por acción. Si por el contrario, el título cae hasta los 4 euros habremos perdido 3 euros por acción.
 
Asimismo, si vendemos títulos de Telefónica a 7 euros y la acción alcanza los 9 euros, tendremos una pérdida potencial de 2 euros mientras que si los vendemos a 7 y caen hasta 4 habremos ‘ganado’ 3 euros.
 
Gestión de riesgos 
Invertir en bolsa, por tanto, no está exento de riesgos ya que no hay una estrategia que garantice unos resultados positivos. Lo que sí nos puede ayudar a obtener rendimiento es una buena gestión de este riesgo utilizando todos los instrumentos adecuados para ello como el Take Profit y el Stop Loss. El Stop Loss es un límite que establecemos para que, en caso de que la acción lo alcance, la operación se cierre automáticamente de manera que no perdamos más de lo previsto. El Take Profit, al contrario, establece un para recoger las ganancias antes de que pueda darse la vuelta.
 
Otra importante decisión a adoptar es la elección de un bróker adecuado que ejerza de intermediario entre nosotros y el mercado. Para ello, lo primero que debemos tener en cuenta es que esté regulado por instituciones oficiales y que tenga un buen servicio de atención al cliente para cualquier duda que pueda surgirnos. Otro punto a destacar a la hora de elegir un bróker es que cuente con un buen programa de formación en trading con expertos de reconocido prestigio en el sector.
 
Normalmente, estos intermediarios del mercado ofrecen simuladores de bolsa gratuitos con datos reales del mercado para que cualquier inversor principiante pueda abrir una cuenta demo y así familiarizarse con las herramientas de análisis técnico y fundamental y poner en práctica sus conocimientos.
 
Una vez que hayamos practicado con dinero ficticio, si nos decidimos a operar de manera real, lo recomendable es comenzar con un pequeño capital y pocas acciones y, sobre todo, tener paciencia y no desistir a la primera pérdida. Asimismo, es aconsejable  tener en cuenta cuánto dinero podemos arriesgar y qué tipo de trader somos ya que, en función de si somos más o menos conservadores, la estrategia tendrá que ser distinta.
 
Todos estos pasos deben ser incluidos en nuestro plan de trading, que también debería contemplar los activos a los que vamos a destinar nuestra inversión así como la gestión de riesgos. Este plan debe basarse en el principio de que es más importante limitar las pérdidas que la obtención de beneficios.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Economía
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales