Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Domingo, 21 de abril de 2019

Isabel López: “El problema del calor en el Hospital es el efecto Venturi y ya lo estamos arreglando”

LA CRÓNICA entrevista a la responsable de la sanidad pública en Guadalajara (I)
Isabel López, gerente del Hospital y del área sanitaria integrada que comprende toda la provincia.
Actualizado 31 julio 2018 07:54. Primera publicación 29 julio 2018 20:27.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Google+Añadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Temas relacionados
La doctora Isabel López San Román se hizo cargo de la dirección gerencia del Área Integrada de Guadalajara en enero de este año, en sustitución de Lucio Cabrerizo.
Hasta ahora subdirectora médico en la Gerencia de Área Integrada de Guadalajara, se licenció en Medicina en el año 1996 en la Universidad Complutense de Madrid. En el año 2000 obtuvo la especialización en Hematología y Hemoterapia en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid. En 2001 comenzó a trabajar en el Hospital Universitario de Guadalajara como médico adjunto. Ha sido responsable de calidad del servicio de Hematología y Hemoterapia de 2010 a 2015. Desde 2003 es profesora asociada de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Alcalá de Henares. Y ahora, además, es la responsable máxima de la sanidad pública en la provincia de Guadalajara.



Si hay algo novedoso en estos días en el Hospital de Guadalajara es, sin duda, el nuevo parking cubierto. ¿Cuál es el primer balance que hacen desde la Gerencia?

– El parking era una necesidad tan crucial para todo el mundo que la acogida ha sido, naturalmente, buenísima. Entre los trabajadores, hay muchísimos que se han hecho abono, a un precio muy razonable respecto a todo lo que teníamos hasta ahora. En cuanto a las entradas y salidas no estamos teniendo ningún problema especial. Veremos en el futuro, pero de momento está bien…


¿Qué explicación tiene esa aparente paz en las circulaciones interiores de coches por el Hospital? Hemos estado años con graves problemas no sólo para aparcar, sino también para moverse alrededor de los edificios...

– Como antes teníamos tantísimo vehículo que ocupaba calzada había dificultades en la salida que, curiosamente, ahora no se están dando porque va todo el mundo derecho. Si hay algún problema es el que tenemos siempre cuando salimos ya del Hospital, porque hay un paso de cebra con un colegio (en referencia al nudo de Cuatro Caminos), un problema que hemos tenido siempre y que yo no entiendo como no hacen un paso elevado ahí.

 
¿No hay manera de que deje de hacer tanto calor en las habitaciones de este Hospital cuando llega el verano?

– Creo que es la primera vez que esto se toma en serio. El calor de este Hospital, según me cuentan los que están desde su inauguración, en las plantas superiores lo ha hecho siempre. Yo lo he vivido también siempre en mis 18 años aquí. 

Hay un problema de “efecto Venturi” que siempre ha existido en este Hospital y nunca se había hecho nada contra él hasta este estudio que han hecho los ingenieros de obra. Lo vamos haciendo por plantas y en verano. Consiste en instalar termostatos en las plantas bajas para, controlando la temperatura planta a planta, se vaya mejorando la subida de aire hacia las plantas más superiores. Además, se están desmontando todos los aparatos, que deben llevar desde que se construyó sin desmontar, para limpiarlos con vapor a presión abajo y que el aire fluya de una manera mejor.
Se han terminado todos los trabajos en la 7ª y, por lo que he hablado con los trabajadores y los pacientes, la mejoría ha sido espectacular.


¿Tienen alguna previsión para terminar toda esa mejora?

– El problema de un hospital es que tienes que trabajar por fases, no puedes sacar a todo el  mundo y arreglarlo. Esta primera fase la vamos a terminar en torno a octubre, con una inversión de unos 80.000 euros, en lo que yo calculo que haremos unas cinco plantas, que no van en orden correlativo. Tenemos que ir viendo las que se pueden abordar sin que sea un problema durante el verano, al tiempo que hay otras que no tienen estacionalidad, como Obstetricia. En cambio, la que dedicamos a Neumología, sabemos que en invierno con la gripe no la puedes tocar y que en verano, en cambio, va a estar más despejada.

Con todo, como el efecto es por mejor subida de aire, todos los arreglos que vamos haciendo en las plantas inferiores se van notando más arriba, se están notando en todas las plantas.

Por cierto, ¿qué ha cambiado para que este año no se esté oyendo hablar de cierre de camas ni aquí ni en toda Castilla-La Mancha, algo que se producía gobernara quien gobernara en Toledo?

– Todos los arreglos del hospital se intentan hacer en verano por la menor programación, en general. Lo que estamos haciendo este año no difiere mucho de los anteriores, la verdad.


(Mañana, nueva entrega de esta entrevista, con nuevos aspectos de interés)
 
 


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Entrevistas
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales