Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 9 de diciembre de 2019

La ampliación del Hospital ya ha incumplido los plazos dados hace un año y aún puede ir a peor

La crisis de la adjudicataria Isolux, un dato preocupante en una década llena de promesas y parones
Actualizado 3 julio 2017 09:10. Primera publicación 3 julio 2017 09:02.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Noticias relacionadas
 “Las obras del Hospital de Guadalajara van bien”, sostiene el consejero de Sanidad
 Rafa Esteban anima a Robisco a que se lleve un notario para comprobar con él las obras del Hospital
 Prometen habitaciones individuales “para casi todos” en el renovado Hospital de Guadalajara en 2019
 Junta y empresa ya tienen claro el orden de las obras para la ampliación del Hospital
Cuando Fernando Lamata se calzaba el casco blanco para visitar las obras de ampliación del Hospital de Guadalajara aún era consejero de Sanidad y José María Barreda todavía era presidente de Castilla-La Mancha. De entonces a acá y hasta hoy, Isolux Corsán Corviam ha venido siendo una de las responsables de la obra. A partir de este martes, 4 de julio de 2017, casi una década después de la adjudicación, la conocida constructora entra en concurso de acreedores. Es un capítulo más, con aires de epílogo, de un proyecto que parece no tener fin.

Según aseguraba la UTE en una visita de obra con políticos, abierta a los medios de comunicación y llevada a cabo en marzo de 2010, los trabajos de movimiento de tierra y vaciado de la parcela se encontraban ya "muy avanzados" y se estaba empezando con las cimentaciones.

Un año más tarde y aún con Barreda como presidente, según insistió el Gobierno de Cospedal desde sus comienzos, se habrían producido impagos suficientes como para que la UTE paralizara su actividad hasta el estado exterior conocido desde 2011. En julio de ese mismo año, la suspensión de las obras ya era firme y por escrito, en documento firmado por ambas partes, con José Ignacio Echániz como consejero de Sanidad y Asuntos Sociales

Las obras de ampliación y reforma del Hospital Universitario de Guadalajara se plantearon con dos grandes fases, la primera de las cuales suponía la construcción de un nuevo edificio asistencial, un edificio anexo --para el área de docencia e investigación, plantas de pacientes, la Escuela de Enfermería, la guardería y el helipuerto--, y el aparcamiento con 1.666 plazas. En una segunda etapa se procedería a la reforma del edificio actual, así como a la creación de la conexión con la nueva infraestructura asistencial. 

Todo eso suponía triplicar la superficie construida del actual centro, pasando de los 52.996 metros cuadrados que tiene en estos momentos a 164.280, lo que permitiría incrementar la capacidad de hospitalización, ya que se pasaba de las 410 camas actuales a 771, de las que más del 73 por ciento se anunció iban a estar en habitaciones individuales. 

Asimismo, se dotaría al hospital de 251 locales para consultas, frente a las 98 salas con las que cuenta en la actualidad. El proyecto contemplaba la creación de un nuevo servicio de Urgencias, con una superficie total de 6.490 metros cuadrados, casi cuatro veces más que el área que ocupa en la actualidad. La capacidad quirúrgica del hospital se vería igualmente incrementada, ya que se creaba un nuevo bloque quirúrgico con 19 quirófanos --16 para actividad programa y urgente y 3 para Cirugía Mayor Ambulatoria--, frente a los 11 con los que cuenta actualmente el centro sanitario.

Mucho después y tras un año de García-Page en la presidencia regional, en mayo de 2016 se presentó  un nuevo plan que mantenía la superficie de la obra, el número de camas y su configuración, al igual que el número de consultas y de nuevos quirófanos. En esencia, lo que sirvió fue para reajustar los plazos: entre 14 y 16 meses para terminar la obra civil y de 25 a 30 meses para poner en marcha el apartaje e iniciar la actividad en el nuevo recinto.

Esas previsiones ya se han incumplido claramente,  sin apenas avances en la obra civil a lo largo del último año.

Ahora, habrá que comprobar cómo afecta la nueva situación de la UTE a una obra que se demora más allá de lo imaginado.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Sanidad
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales