Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 18 de junio de 2018

Llamar “mercenario” a un político no afecta a su honor, según el Tribunal Supremo

Circunscribe el adjetivo al ejercicio de la libertad de expresión
Actualizado 11 junio 2018 19:12  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |   Comentar 0   

 Temas relacionados
El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por un edil del PP en el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan –el actual viceportavoz del Grupo Municipal Popular, Eduardo García Villajos– quien demandó al que fuera alcalde de la localidad entre 1999 y 2011 José Fernando Sánchez Bódalo, por vulnerar su derecho al honor al llamarle "mercenario".

García Villajos, según apunta la sentencia, demandó en junio de 2015 a Sánchez Bódalo tras la rueda de prensa que ofreció en el Ayuntamiento de Alcázar, en la que acusó al dirigente 'popular' de ser "un mercenario de la palabra y de la política" y de "mentir por dinero".

Estas palabras de Sánchez Bódalo se produjeron en respuesta al reportaje de Televisión Castilla-La Mancha en el que el concejal del PP se hacía eco de la "desaparición" en el Ayuntamiento --una vez que el PSOE perdió las elecciones y entró el PP-- de una pluma que la marca Ferrari regaló al Consistorio y que estaba valorada en 1.500 euros, asegurando que el exalcalde socialista era coleccionista de plumas.

"La cuestión de la pluma se encontraba en la fecha de los hechos en el debate político en la localidad, lo que explicaba que el demandado ofreciera días después una rueda de prensa para aclarar dicha cuestión por habérsele implicado en la desaparición y apropiación de la pluma", indica el Supremo.

Del mismo modo, y valorando la condición de políticos de ambos litigantes, el trasfondo del enfrentamiento por la gestión municipal y la "relevancia y cercanía" temporal de las imputaciones previas del demandante al demandado, concluye que las expresiones que el edil del PP considera ofensivas "no tienen la significación lesiva que se les atribuye al estar amparadas por la libertad de expresión".

En concreto, agrega, el termino "mercenario" referido al demandante, "además de que se puntualizó convenientemente que lo sería 'de palabra' o 'de la política', tiene entre sus acepciones la de persona que desempeña por otra un empleo o servicio, por lo que en el contexto que se utilizó no incurrió en ilegitimidad porque servía por el fin del demandado de restar credibilidad a las imputaciones del demandante".

Satisfacción de Sánchez Bódalo
En una nota de prensa, el propio Sánchez Bódalo apunta que la sentencia del Tribunal Supremo "cierra un capítulo de información falseada, televisión manipuladora y un PP dispuesto a todo para acabar con sus adversarios políticos".

El exalcalde explica que, "sorprendentemente", Eduardo García Villajos, ante la evidencia de "la falsedad" de sus acusaciones --la citada pluma constaba en el inventario municipal y no había salido jamás del Ayuntamiento--, "lejos de rectificar inició una cadena de querellas y demandas contra el exalcalde, que ha durado cuatro años, acusándolo de calumnia, de lesionar su honor y causarle un perjuicio profesional como abogado".

En este sentido, apunta que "en este tiempo ha cosechado todas las sentencias desfavorables posibles en todas la instancias y ramas del derecho, pero no ha pagado ni un solo euro porque ha pleiteado como pobre haciendo uso de la justicia gratuita y abusó de su posición como abogado".

"La insistencia y lo absurdo de sus pretensiones --el acusador ofendido reclamaba una indemnización de 21.000 euros por daños morales--, sólo provocaron la burla de una buena parte de los vecinos que le adjudicaron el apodo de 'el abogado de la pluma'", argumenta.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Región
 Comentarios

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
  
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de lacronica.net y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Para el mejor funcionamiento de este servicio, La Crónica de Guadalajara se reserva el derecho de suprimir aquellos comentarios que pueda considerar inadecuados, especialmente los que sean susceptibles de vulnerar la legislación vigente y los que, en su sentido más amplio, entorpezcan su utilización por el resto de los lectores de acuerdo con las normas generales de convivencia.
La Crónica de Guadalajara declina toda responsabilidad respecto al contenido de los comentarios publicados, que es exclusiva de sus autores, y facilitará la identificación mediante IP o con cualquier otro medio técnico a su alcance si así le fuera requerido por la Autoridad competente.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales