Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Viernes, 20 de julio de 2018

Lo de Lopetegui

Lopetegui.
Actualizado 15 junio 2018 10:50  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

 Temas relacionados
Dijo una vez el inolvidable Ancelotti, siendo entrenador del Real Madrid, que el fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes de la vida. Es decir, después de la salud, la familia, los amigos, el trabajo y poco más, el fútbol es lo más notable que tenemos en este mundo tan complicado.

Siempre he creído que el gran Ancelotti, ese italiano genial que nunca pierde los nervios ni siquiera en el gol de Ramos del minuto 93 en Lisboa -cuando todos los demás estábamos mordiéndonos las uñas como poseídos-, tiene toda la razón del mundo. Y, a pesar de todo, y de lo que piense el resto del mundo, sigo creyendo que el fútbol, al menos para mí el  Real Madrid, es lo más importante de entre las cosas menos importantes de la vida.

Pero parece que para gran parte de nuestra Patria, ahora incluso para algunos independentistas catalanes, eso no es así, sobre todo si se trata de buscar pretextos para atacar al Real Madrid.

Seamos consecuentes: si esto que ha hecho Lopetegui de aceptar entrenar al mejor equipo del mundo no dejando pasar esa oportunidad por si acaso no volvía en su vida, despertando la envidia de otros muchos candidatos, a tres días de comenzar el mundial de fútbol, donde al parecer España se juega el título, lo hace con cualquier otro equipo del mundo pues parecería de lo más normal y hubiera sido aceptado con absoluta tranquilidad.

Pero es el  Real Madrid, el mismo que, al parecer, no tiene derecho alguno a ofrecer ese puesto al seleccionador nacional porque puede crear un estropicio en la selección española, estropicio que, dicho sea de paso, solo lo ha generado el mismísimo presidente de la Federación en un ataque de celos.

Florentino y Lopetegui han dicho, y yo les creo, que comunicaron el asunto a Rubiales cuando cerraron el acuerdo, incluso Rubiales llegó a felicitar al entrenador y hasta acordaron una rueda de prensa conjunta y todo estaba hablado, también con la Federación y me remito al comunicado público del organismo, para que se incorporara al Madrid al concluir el campeonato, tal y como han hecho docenas de entrenadores y jugadores que han firmado contratos durante un Mundial a lo largo de la historia. Nada nuevo entonces.

Pero a lo que vamos, nos rasgamos las vestiduras patrias por algo como lo de Lopetegui que, en realidad, sucede cada día con absoluta normalidad, como el nombramiento y cese de entrenadores, fichajes galácticos a precios insultantes para la sociedad que sin embargo nadie se cuestiona, escándalos de compra venta de partidos que asumimos con naturalidad y resulta que porque un entrenador decide, legítimamente, aspirar a más, es decir, a lo más, a entrenar al equipo más grande del mundo, pues nos parece un atentado de lesa humanidad, solo porque se trata del Real Madrid, que nadie se engañe.

Si Lopetegui se lo dijo o no con tiempo a Rubiales, o este se enteró cinco minutos antes; si Florentino habló o no con Rubiales cinco minutos después, si Hierro lo sabía o no, no quita que Lopetegui podría haber sido perfectamente seleccionador nacional  hasta la conclusión de la participación de España en el mundial sin problema alguno, del mismo modo que a diario se cambian, se cesan, se nombran entrenadores,  y los jugadores lo aceptan sin más, para eso son profesionales y , por cierto, muy bien retribuidos.

Los madridistas esperamos que Hierro -vaya, otro madridista en el banquillo patrio- y nuestro equipo se traiga la Copa del Mundo, como esperamos que le vaya muy bien a Lopetegui, que es la manera de desear que le vaya bien a mi equipo.

PD:  Ahora algo más serio: es tan grave como incomprensible que un ministro como Grande Marlaska diga que el traslado de los presos catalanes a otras prisiones requiere la autorización del juez porque, simplemente, es mentira. Grande Marlaska sabe perfectamente que es competencia de Instituciones Penitenciarias, que depende precisamente de él. O sea, que el responsable del acercamiento, de producirse, es precisamente el ministro y el Gobierno, y nadie más. Lamentable.
 


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Entre Molina y el mundo

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales