Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Domingo, 22 de julio de 2018

Lo mejor de Ángel Canales

Ángel Canales, durante su toma de posesión como subdelegado del Gobierno en Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])
Actualizado 10 julio 2018 10:47  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

 Temas relacionados
Lo mejor de Ángel Canales, el nuevo subdelegado del Gobierno de España en Guadalajara, es que casi nadie le conoce. Ni de dónde viene, ni a qué dedica(ba) el tiempo libre.

Tampoco es que el cargo sea de los más complicados que puedan darse en la provincia, pero a partir de ahora los horarios fijos pasarán a la historia, tanto para él como para su mujer y para esas dos radiantes hijas que le acompañaron este lunes en la toma de posesión.

Ahora que tiene la ocasión de embeberse en el día a día de Guadalajara, el nuevo ocupante del sillón de los viejos gobernadores civiles podrá descubrir que lo más duro de vivir en provincias no es el coche oficial sino que te tomen la matrícula. Desde el momento en que tienes una historia, aunque sea breve o fútil, no faltará quien te la recuerde a traición y por la espalda, a coro con los que te malquieren.

De los predispuestos al pescozón poco amistoso y a la zancadilla hubo algunos en el hipercalórico recinto con el que nuestro Estado Español maltrata a los subdelegados y a los que asisten a sus tomas de posesión.

Entre medias, lo de siempre desde que Pedro Sánchez habita entre nosotros y resucitó por última vez: la familia socialista que se pelea unida permanece unida, mientras haya poder que repartir.

Y por cierto ¿a quién se le ocurre concentraron a centenar y medio de personas en un cubículo con las ventanas cerradas, sin aire acondicionado y con un delegado del Gobierno empeñado en hablar sin parar hasta que alguien se desmaye? Y se desmayó, claro. Digna de ver la inmediata reacción de Antonio Román en auxilio del caído, que para eso tiene apostura y costumbre el hombre. Algo después, Alberto Rojo colaboraba, aportando un botellín de agua para revivir al desfallecido. La próxima que hagan, que sea en el salón del Edificio de Servicio Múltiple, por favor. O por caridad.

Razonará el lector que para cuándo el periodista se va a meter en harina y se pone a contar algo importante para el común. Se comprende la impaciencia, pero es que no hay mucho que desvelar, más allá de lo anecdótico y de cuanto reseñó LA CRÓNICA acabada la celebración

En todo caso, vistos los políticos presentes y los muchos ausentes, sólo cabe una conclusión: dicen que se quieren, pero va a ser que no... Ni los de una acera, ni los de enfrente. Ni contra los otros ni entre sí.

Como para que, encima, les pidamos que nos resuelvan los problemas a nosotros, humildes ciudadanos que sólo valemos para votar por ellos cuando ellos quieren.

Por si acaso, sigamos por la sombra. Hace calor. Esto no afloja.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de En pocas palabras

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales