La dicha no es más que sueño, y el dolor la realidad. Voltaire