Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Domingo, 22 de octubre de 2017

Siempre nos quedará Andalucía

Actualizado 10 octubre 2017 12:11  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     



Dos años después de iniciar la andadura de IDEAS PARA VIAJAR, aún los hay que cuando encuentran por la calle a este periodista le preguntan el porqué de ese empeño, ese querer facilitar a los lectores una amplitud de miras que sólo consiguen quienes se echan a los caminos.

En estos momentos de cerrilismo nacionalista, de opresión ideológica, de burricie ilustrada con falsedades un millón de veces replicadas por las redes sociales... viajar no es un capricho, sino una necesidad. Por higiene mental. Por legítima defensa.

Hace algunos días, este que les escribe se encontró con un puñado de personas en apostolado activo para cantar, y contar, las excelencias turísticas de Andalucía. Era una reunión de mesa, mantel y pantalla de vídeo organizada por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía. Son un grupo de aguerridos técnicos, en extenuante gira por España o lo que queda de ella.

Las sucesivas exposiciones de los ponentes de cada provincia se sucedían mientras en Internet todos los periódicos españoles iban dando cuenta y valorando la intervención del ciudadano Felipe, Borbón de apellido, sexto en el ordinal, Rey de España por herencia y Jefe de un Estado cuestionado en su integridad. Era esa noche, sí. 

Con la que estaba cayendo por la actualidad informativa, poder refugiarse en tierra de iberos, romanos, godos y visigodos, moros y moriscos, cristianos viejos y cristianos listos, cazurros y poetas, guapas y feas, al sol o a la sombra era como abrir la puerta del paraíso y dejarse invitar, para no tener que volver a salir. Al menos, hasta que escampe. Un atractivo más que añadir a los muchos que tiene aquella tierra. 

A diferencia de lo que hacen los niños pequeños cuando algo les asusta, los adultos no tenemos por qué taparnos los ojos y esperar. Podemos ponernos en marcha y mirar con ansia de conocer. Debemos salir, andar. Y en el conocimiento, disfrutar.

En aquella reunión promocional de Andalucía, fue Gorka Lerchundi (pues así es como escribe su vasco nombre en las tarjetas) quien desde su conocimiento del marketing apeló al turismo de sensaciones como nuevo reto para quienes lo organizan y para quienes lo disfrutan. Tal y como viene proponiendo IDEAS PARA VIAJAR desde su nacimiento. Reconfortante coincidencia.

Apelando a los sentimientos hay quienes plantean nuevas fronteras. Otros preferimos creer que sentir la vida en lo que tiene de auténtica es incompatible con los muros y por eso nos echamos al camino, a la búsqueda de sensaciones con las que alimentar la retina y el espíritu.

La vida es ese viaje en el que nos encontramos, libres de fronteras, sin límites. En Andalucía o en cualquier otro destino, real o imaginado.

Allí nos vemos, cuando ustedes quieran.

 


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de En pocas palabras

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales