Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Viernes, 24 de noviembre de 2017

Un mal periodista (o no)

Actualizado 19 marzo 2017 21:32  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

Minutos antes de las nueve de la noche del domingo, un BMW ha arrollado a un repartidor en la calle Salvador Dalí.

Minutos después llegaba una patrulla de la Policía Local, justo antes de la ambulancia del SESCAM, cuyos sanitarios lo han inmovilizado y llevado al Hospital.

El periodista estaba allí, con la cámara del móvil en la mano, observando desde la acera. Ni siquiera estaba en medio, como algún vecino fisgón. Ha optado por no hacer fotos del chaval ni de nadie ni de nada. Mirar al herido y al conductor, sin entrometerse, dejándoles vivir esos momentos de tensión que eran sólo suyos.

El periodismo no es, quizá nunca debió dejar de ser, algo ajeno a los seres humanos. Sí, esos que merecen respeto e intimidad cuando atropellan sin querer o cuando esperan auxilio después de haber sido atropellados.
 

Aclaración al margen: Con este artículo acaba la serie "Pasaba por aquí" y comienza otra, que lleva el propósito en su mismo título: "En pocas palabras". Le aseguro al lector que me planteo el propósito firme de escribir sencillo y, sobre todo, breve. Nada de las frases barrocas que tanto me han criticado muchos durante tantos años; quizá tampoco el recurso a las palabras exactas, si son poco usuales. Como intentaré no sobrepasar los 500 caracteres, el margen para pecar será tan escaso como las palabras que someta a su criterio y a su juicio. Hasta que me canse o se cansen los lectores. A ver quién se decide antes.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de En pocas palabras

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales