Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Martes, 14 de agosto de 2018

Un amor de autobús

La chica del autobús, musa de El Paseante. (Foto: La Crónic@)
Actualizado 7 mayo 2018 21:15  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

 Temas relacionados
Después de tanto tiempo juntos en la parada del autobús he comenzado a mirarte con muy poco disimulo.

Lo que al principio eran recorridos furtivos por tus labios, ahora es un dejar reposar mis ojos por tu largo pelo negro, tus cejas espesas y tu mirada firme. Un entomólogo no te acariciaría con la vista de un modo más cuidadoso que yo. Tampoco con más curiosidad. 

Combinado con la grisura de la ciudad, el rojo de tus labios es un alimento para el optimismo, sereno por lo inmóvil que permaneces, enigmático por las preguntas que me sugieres y que no te plantearé. ¿Para qué hacerlo?

Puestos a imaginar, diría que tu rostro es el de una actriz, más que el de una modelo. Te pareces tanto a esa surcoreana, la protagonista de "La doncella", que alguien pensaría que eres tú, reencarnada. 

Con el sol del atardecer, te fundes con el tráfico, como dos realidades que, juntas, crean una irrealidad. Aunque tú estás aquí, en la misma parada de autobús donde yo espero.

Cuando llegue y suba y pague y me siente, miraré en Google a ver cómo se explica que haya creído ver a tu alrededor amapolas en un anuncio de perfume: la flor sin aroma y la utilizan para vender aromas, Flower lo llaman, desde Japón para todos los olfatos. Un tipo listo Kenzo Takada.

Enfrascado en el teléfono, he dejado de verte. Ni siquiera me he quedado con tu olor. Cuando vea amapolas por el campo o en los recodos de la ciudad me acordaré de ti y de tus labios.

Ahora sólo espero que el Cercanías me lleve pronto al siguiente andén. Siempre de paso.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de El paseante

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales