Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Domingo, 22 de octubre de 2017

Vamos a pararnos y pensar, que no es poco

Actualizado 3 mayo 2017 12:14  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |     

 Temas relacionados
Seguro que los expertos en la materia, que los hay y muchos en distintas instancias de la Administración Pública, y no sólo en la española, también en las europeas, podrían aportar muchas y nuevas ideas para, si de verdad creen en ello, reforzar las políticas tendentes a la estabilización de la población rural actual y, en su caso, a incrementarla a pesar de lo difícil que es.

Pero, si me permiten el atrevimiento, sugiero que entre otras cosas los grupos de acción local que gestionan los programas y los fondos europeos asignados a través de la Junta de Comunidades y la propia Administración del Estado decidan tomarse un año sabático y lo dediquen a pensar, simplemente a pensar: si durante una treintena de años los fondos europeos no han servido para parar la sangría poblacional en el medio rural algo se estará haciendo mal, al menos regular, y la lógica más elemental dice que algo habría que cambiar.

Quizá sea más rentable parar, dejar de presentar proyectos del mismo calado de los de siempre, valorar qué se ha hecho hasta la fecha, meditar, reflexionar, conocer cómo se ha trabajado el asunto de la despoblación en otros países, cambiar de mentalidad....

Como idea general, pienso que es imposible conseguir nada en el medio rural español, sea de Guadalajara o de Soria, o de Galicia, si al único tendero que mantiene un pequeño comercio abierto en un pueblo de 132 habitantes censados, que ni siquiera viviendo a diario, le tratamos fiscalmente igual que al señor tendero del barrio de Salamanca, en Madrid. ¿No sería más rentable para todos los españoles que a este tendero que presta un servicio social invalorable materialmente el Estado le abone del 99 por ciento de sus seguros sociales obligándole a darse de alta en la Seguridad Social?

Si a la señora que mantiene abierto el bar del pueblo, con 63 habitante censados y unos picos de negocio en cuatro días de Navidad, Semana Santa y veinte días de agosto que le permiten medio mantener abierto todo el año el local con un servicio social impagable en dinero pero socialmente imprescindible para no acabar con el pueblo, le exigimos fiscalmente lo mismo que al señor que tiene un negocio en el Paseo Marítimo de Alicante, seguro que acabaremos hundiendo a todo un pueblo. ¿De qué sirve financiar una casa rural maravillosa en el mismo pueblo con fondos europeos si no somos capaces de ayudar a que ese bar esté abierto todo el año y preste ese servicio social que no se puede cuantificar en euros?

Si a un Ayuntamiento de un pueblo con cien habitantes censados le obligamos a recurrir a los parados del pueblo para contratar un peón de servicios múltiples en el marco del Plan de Empleo de la Junta y  además le obligamos a hacerlo con alguien a quien conoce muy bien y que no les gusta nada por circunstancias que, evidentemente, conocen bastante mejor en el pueblo que en Toledo donde elaboran las bases de contratación, al final el alcalde, para evitarse problemas, decidirá no contratar a nadie.

En mi pueblo, como ejemplo, seguimos con mala cobertura de telefonía móvil, por mucho que nos digan lo contrario. El wifi que nos han pueblo ha sido gracias a la sensibilidad del Ayuntamiento y, claro, en los periodos de mayor afluencia de gente en dos días se satura y deja de funcionar. Además, como no es negocio, la cabina pública de Telefónica ha sido retirada y los abuelos tiene que ir buscando rincones concretos donde encuentren algo de cobertura para hablar con sus nietos y recuerdo que llevamos años oyendo desde la Administración autonómica que todos los municipios de la provincia están atendidos. Mentira. Y grande. ¿Y me pregunto si no sería mejor dedicar algo de tiempo y el dinero necesario de esos fondos europeos que hasta ahora no han servido para mantener población para de una vez por todas dejar resuelto este problema que tanto ayudaría a mejorar la vida y las posibilidades de trabajo en el medio rural?

Si al señor panadero de Molina de Aragón que hace un servicio social impagable vendiendo 66 barras de pan en el mejor de los casos, cada dos días, en la ruta de los cubillejos, La Yunta y Campillo y para ello hace ida y vuelta 60 kilómetros en su furgoneta y dedica tres horas largas, el señor ministro de Hacienda le trata igual que a la cadena de franquicias que tiene 227 tiendas en  grandes zonas urbanas de España, pronto las abuelas de esos pueblos se quedarán sin pan del día, o de cada dos días. ¿Es esto una forma de ayudar al medio rural?

Si el autónomo del pueblo de al lado decide poner un negocio y tiene que atender los mismos requerimientos fiscales, tributarios y de todo tipo con una población potencial a la que vender sus productos de 487 habitantes en su zona de influencia, cuatro o cinco pueblos, que aquel que monta el negocio para una población potencial de 100.000 o de un millón, pues les estamos condenando directamente al cierre.

Y si esa empresa cierra, al final el autónomo de ese pueblo acabará yéndose a Zaragoza, a Valencia o a Madrid. ¿O no?

Son solo algunas muestras de la realidad que está viviendo el medio rural en Guadalajara, Soria, Teruel, Huesca, Cuenca.... en medio de inversiones millonarias que no han logrado solucionar lo que se pretendía solucionar. Por eso pido que paren un tiempo, que se tomen un año sabático los grupos de acción local, los  responsables de la Junta y del propio Gobierno de España, que dejar de repartir subvenciones sin planificación alguna, que en definitiva se dediquen a pensar qué se ha podido hacer tan mal para después de gastar tanto y tanto dinero no haber conseguido el objetivo pretendido de, primero, fijar la población y, después, el sueño de incrementarla.

Hay muchas cosas que se pueden hacer, muchas. La Ley de Desarrollo Rural de Zapatero de 2007 ya hablaba de la discriminación positiva. Manuel Pizarro ha recordado recientemente en una entrevista en la revista Tierra Molinesa que, en la Edad Media, se inventaron los fueros que ofrecían privilegios para repoblar territorios. Ahora estamos en una situación límite, tal vez sea el momento de pensar en crear otros privilegios para estos ciudadanos del medio rural, que en muchos aspectos de su vida no son considerados como tales por el Estado.

Si nos parásemos a pensar un poco, como sugiero, tal vez descubríamos lo importante que es apoyar iniciativas comunes, generales, comarcales, colectivas, como todas aquellas que puedan ayudar en la preservación del patrimonio medioambiental, cuidado y limpieza de montes y espacios naturales o, por ejemplo, recuperación de la arquitectura tradicional ahora en proceso de desaparición, actividades necesarias y generales en todas las comarcas de Guadalajara en las que se podrían implicar ayuntamientos, comunidad autónoma y administración provincial y actores privados, y donde realmente sí existen posibilidades reales para el mantenimiento y creación de empresas que ya se dedican ahora a estas actividades aunque de manera precaria y que, adecuadamente tratadas fiscalmente y con fondos europeos, podrían generar mucho empleo y estabilidad laboral en la provincia por muchos años.

Pensemos en un año sabático, no pasará nada, no se parará la provincia, y nos vendrán bien para el futuro. Pensemos, por favor.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Entre Molina y el mundo

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales