La Oficina de Promoción Turística de Castilla-La Mancha en Madrid ha acogido este viernes la presentación de la Aerocabalgata de Alarilla, que cumple su 30 aniversario este año y que se celebrará este domingo, 5 de enero, con la novedad de la programación de talleres para entretener a los más pequeños mientras se dan las condiciones necesarias de seguridad para el vuelo en ala delta de los Reyes Magos.

Esta fiesta de Interés Turístico Provincial y Regional congrega cada a año a cientos de curiosos que esperan el aterrizaje de Melchor, Gáspar y Báltasar, que han estado sobrevolando el cielo del municipio en ala delta junto con sus pajes reales en parapente.

Desde hace 29 años la Asociación Deportivo Cultural de Alarilla y el pueblo en su conjunto vienen organizando de manera colaborativa esta fiesta que hace que la población del municipio, actualmente en torno a los 120 habitantes, se multiplique por 25 durante unas horas para presenciar una de las cabalgatas más originales que se suceden en la región.

La Cabalgata Aérea de Alarilla comienza con el descenso de los Reyes Magos en ala delta y sus pajes en parapente desde La Muela. Una vez aterrizan, descienden hasta el pueblo por el camino iluminado con antorchas y fuegos artificiales.

Con la comitiva real ya en el pueblo, el espectáculo de luz se prolonga con la entrada de los pastores, que portando antorchas guían a los Reyes hasta la Plaza Mayor, donde les esperan pequeños y mayores, testigos directos del ofrecimiento de los regalos de sus Majestades al Niño Jesús, presente en el portal.

De manera paralela a la cabalgata, en el pueblo se ofrecen exhibiciones en vivo de oficios artesanos, se comercializan productos artesanos y se suceden degustaciones de alimentos típicos de estas fechas, como castañas asadas, chocolate caliente, bizcochos, caldo o migas castellanas.

"Quiero trasladar mis felicitaciones al pueblo de Alarilla por haber sabido trabajar un concepto diferente de cabalgata, que se ha convertido en cita imprescindible que aúna la magia de la noche de Reyes con un auténtico espectáculo para todos los públicos", ha declarado García, también delegado de turismo de la Diputación de Guadalajara.

UN "EVENTO MÁGICO"
Por su parte, el delegado de la Junta en la provincia guadalajareña, Eusebio Robles, ha manifestado que el hecho de que la provincia de Guadalajara sea cuna de la aviación española tiene mucho que ver en que "100 años después el gusto y el arte de volar siga presente en muchos de nuestros municipios, especialmente en el que hoy es protagonista, Alarilla, que durante todo el año recibe a aficionados del parapente y el ala delta en el paraje de La Muela".

Así se ha referido Robles durante la presentación de este "evento mágico" que volverá a congregar en la tarde del 5 de enero a cerca de 3.000 personas en este municipio de poco más de 120 habitantes para presenciar la llegada de los Reyes Magos por el aire. Una peculiaridad que, precisamente, sitúa a este municipio de Guadalajara "como el único lugar en el mundo en el que la llegada de los Reyes Magos se hace volando", ha remarcado Robles.

Robles ha tenido además palabras de elogio para el alcalde de Alarilla, Alberto Yáñez, su Ayuntamiento, la Asociación Deportivo Cultural de Alarilla y todas las personas voluntarias que trabajan durante meses para que el desarrollo de esta cita sea una realidad. Ellos son los responsables, ha dicho, de confeccionar y engalanar el pueblo con estandartes, banderas y doseles, de vestir con luces LED los parapentes o de colocar los focos que alumbrarán la llegada de Sus Majestades; un trabajo tan necesario como digno de reconocer y agradecer, ha manifestado.

"No puedo por menos que animaros a que la conozcáis a los que no lo habéis hecho y, desde luego, a volver a los que sí, porque cada año es diferente e inolvidable y desde el Gobierno de Castilla-La Mancha estamos comprometidos a ayudar a difundir esa magia", ha concluido el delegado.

Al acto han asistido el vicepresidente de la Diputación de Guadalajara, Rubén García; el delegado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Guadalajara, Eusebio Robles; y el alcalde de Alarilla, Alberto Yáñez.