Una vivienda de la calle Adoratrices de Guadalajara ha registrado una deflagración de gas hacia las tres de la tarde de este sábado, fruto de un escape en un circuito alimentado por una bombona de butano.

Según han informado fuentes del Ayuntamiento de Guadalajara, la explosión ha originado un gran estruendo, aunque no se han registrado daños importantes ni en la propia vivienda ni en el conjunto del edificio. Tampoco hay que lamentar heridos ni ha sido necesario desalojar al resto de residentes en el bloque de viviendas.

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado efectivos de la Policía Nacional y los bomberos, así como el alcalde de la capital guadalajareña, Alberto Rojo.

Estas mismas fuentes han indicado que la investigación puesta en marcha por el suceso ya se ha dado por cerrada.