Planta de BASF en Marchamalo.

La producción del centro de BASF en Marchamalo se ha visto “profundamente afectada” debido a la situación ocasionada por el coronavirus y el paro consiguiente de sus clientes del sector de la automoción, según han reconocido fuentes de la empresa este martes. Afecta a más de medio millar de trabajadores.

Después de haberlo acordado con la comisión negociadora y sindicatos, BASF ha presentado al Ministerio un expediente de regulación de empleo temporal. La compañía asegura que trabajadores afectados por el ERTE perciban un complemento hasta el 85% del salario “y mantendrá íntegros los beneficios”.

El expediente incluye la totalidad de la plantilla del centro de BASF Española en Marchamalo, así como la plantilla propia dentro de los centros de trabajo de tres de sus clientes principales. El expediente de regulación incluye un colectivo de un máximo de 540 empleados.

El paro de las plantas del centro de Marchamalo no será total, “pues se mantendrá un cierto nivel de actividad”, según fuentes de la multinacional.