Interior del Punto de Encuentro Familiar de Guadalajara.
Interior del Punto de Encuentro Familiar de Guadalajara.

Los Puntos de Encuentro Familiar han seguido funcionando durante la pandemia. En estos meses han incorporado el seguimiento por medios telefónicos y telemáticos. En el caso de Guadalajara, son 199 los menores que sólo se encuentran con el progenitor que no tiene la custodia de este modo: en una dependencia de la Junta de Comunidades y en momentos muy tasados.

“El objetivo de los Puntos de Encuentro Familiar es garantizar el derecho del menor a relacionarse con su progenitor no custodio en situaciones de separación de los progenitores complejas derivados mediante sentencia judicial, hasta la total normalización de las visitas”, aclaran desde la Administración regional.

En lo que va de año, un total de 948 menores de toda la región han utilizado los Puntos de Encuentro Familiar y el número de padres y madres ha sido de 650. En Guadalajara ha implicado a 87 niños y 112 niñas y a 128 padres.

El Punto de encuentro Familiar de Guadalajara se encuentra en la calle Sigüenza.

La influencia de la pandemia

Durante 2020, a causa de las restricciones, confinamientos e imposibilidades de movilidad algunos padres y madres han optado por adaptar las visitas de los menores.

Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha, se ha intensificado el seguimiento a los progenitores para garantizar el buen desarrollo de las visitas del menor, con llamadas telefónicas semanales.

De hecho, los progenitores custodios y no custodios que optaron por continuar con los regímenes de visitas recibieron un seguimiento profesional específico, destinado a garantizar el bienestar del menor y su derecho a relacionarse con ambos progenitores.

Más información: