Este fin de semana serán muchos los que se lancen por los parajes de la provincia de Guadalajara en busca de setas que llevarse al cesto. Incluso los habrá que todavía salgan con bolsas de plástico para guardar lo que recojan, por mucho que se desaconseje su uso para este fin.

Llegada una nueva temporada de setas, animamos a los lectores de LA CRÓNICA a que recuperen la guía que ya les ofrecimos en PDF hace varias campañas y que pueden descargarse cómodamente desde aquí.

Las setas tienen sus normas. De forma general, en los montes de Castilla-La Mancha el límite máximo de recolección por persona y día es de cinco kilos de setas o un volumen aparente de 10 litros, salvo que el plan de ordenación del monte contemple otras cantidades.
 
Las pautas de recolección son conocidas por la mayoría de los recolectores: respetar los ejemplares en mal estado, deteriorados, inmaduros o en sus primeras fases de desarrollo. Para garantizar la dispersión de las esporas que los siguientes años darán lugar a nuevas setas la recolección se debe llevar a cabo con cestas. Las herramientas utilizadas serán únicamente cuchillos y navajas.
 
Así mismo, está  prohibido rastrillar y remover el suelo intentando levantar las primeras capas de materia orgánica, portar o usar cualquier herramienta apta para remover y levantar el mantillo o capas superficiales del suelo forestal; la recogida durante la noche; el uso de bolsas y cubos de plástico y la recolección de ejemplares pasados, extramaduros o en descomposición.

Además, hay consejos tan fáciles de comprender que algunos los olvidan y no los aplican:
 

-La recolección de setas se debe llevar a cabo por conocedores de las mismas y siempre con asesoramiento de verdaderos expertos. Asimismo se recomienda que nunca se consuman si no se tiene absoluta certeza de su seguridad, por lo que se ruega desconfiar de las setas que se venden sin las debidas garantías.

-Se recomienda comprar siempre setas en tiendas y establecimientos que cuenten con la debida autorización.

-No se deben consumir especies no reconocibles, ni recoger setas alteradas que puedan hacer difícil su reconocimiento.

-Se ruega no guardar juntas especies venenosas y comestibles, además de no comerlas en crudo, recomendándose consumirlas lo antes posible tras su recogida, ya que se deterioran rápidamente.

-Se aconseja no recoger setas que se encuentren cerca de vertederos, carreteras, o zonas industriales.

 
Hay que cumplir la ley
La recolección de setas y hongos en Castilla-La Mancha está regulada por la norma regional recogida en la Orden 15/11/2016. Como recuerda la asociación profesional de los agentes forestales, "aun siendo esta una actividad de carácter eminentemente recreativo, antes de llevar a cabo la recolección es importante informarse de si la propiedad de los terrenos autoriza a la recolección de setas. Hay que recordar que se trata de un aprovechamiento forestal como cualquier otro y su titularidad corresponde al propietario de los terrenos. En caso de que éste no permita su recolección deberá indicarlo mediante señalización convenientemente".
 
Tanto es así que incluso podemos encontrarnos con la figura del "coto de hongos y setas", los cuales se suelen constituir en montes públicos propiedad de los ayuntamientos. La recolección de setas silvestres en los mismos está condicionada por un permiso imprescindible y sujeta a unos cupos y límites para poder llevar a cabo esta actividad.
 
Seteros despistados
Otro aspecto a tener en cuenta es que se lleva a cabo en terrenos agrestes y en ocasiones por la falta de referencias claras o por no conocer bien el territorio, algunas personas se pierden, esto ocurre con relativa frecuencia en esta época.

En caso de encontrarse en una situación así, desde APAM-CLM recomiendan no esperar a que se haga de noche para pedir auxilio a los cuerpos de emergencias. Una vez que se tenga la certeza de que no sabemos volver a un punto de referencia conocido o al punto donde se ha estacionado el vehículo no dude en llamar al 112 y dar toda la información posible.

Y en caso de duda, la prudencia obliga: no la coja, no la coma.