17 C
Guadalajara
7 julio 2024
InicioEconomíaDar de beber a las vacas, un problema para los ganaderos de...

Dar de beber a las vacas, un problema para los ganaderos de la Sierra Norte de Guadalajara

Para que el ganado engorde tienen que echarle de comer y darle de beber. "Si no se les echa se van a quedar en los huesos, como raspas de sardinas", comenta alarmado un ganadero de la Sierra Norte de Guadalajara.

-

La falta de agua y de pastos con motivo de sequía de este año «está terminando de ahogar» a los ganaderos de ganadería extensiva de la Sierra Norte de Guadalajara. Algunos ya se han visto obligados al uso de mangueras para llevar el líquido elemento desde sus viviendas o naves hasta los bebederos, con el fin de impedir de que sus vacas y toros puedan morir de sed.

Así lo ha manifestado el presidente de la Agrupación de Ganaderos de la Sierra Norte de Guadalajara, Francisco García Peinado. En declaraciones a Europa Press para LA CRÓNICA ha apuntado que él mismo tiene previsto disponer una manguera desde la nave del cebadero a los bebederos «porque ahora no beben todo lo que tendrían que beber en esta época del año».

Sin pastos ni agua… y con el pienso por las nubes

«Pastos no hay y agua tampoco y, con estos calores, el líquido es más importante aún que la comida. La cosa está no mal, sino peor», ha abundado García Peinado, quien hay explicado que, en su caso, se han tenido que adelantar en más de dos meses con el uso del pienso para el ganado. «Con los precios que tiene, es insufrible, angustioso para el sector», ha alertado.

García Peinado ha indicado que «el problema es más que gordo», pues ha apuntado que «las fuentes están casi secas y que los arroyos y ríos llevan tramos en los que apenas corre el agua», lo que ha motivado que los animales tengan que desplazarse mucho más ahora para poder encontrar algo de agua.

De igual modo, ha añadido que para que el ganado engorde tienen que echarle de comer y darle de beber. «Si no se les echa se van a quedar en los huesos, como raspas de sardinas», ha subrayado.

Pero, lo cierto es que «los animales no beben toda el agua que quieren y cuando la beben, muchas veces es mala. Entre tantos males, empezamos a desesperarnos», ha manifestado indignado y muy preocupado por las pérdidas que está suponiendo esta sequía en un sector envejecido que ya afronta unos elevados costes de los piensos y en el precio del gasoil. «Si la situación sigue igual, pronto no quedará un ganadero en esta sierra», ha concluido.

Más información: