La Guardia Civil de Guadalajara ha desarticulado una banda dedicada al robo de vehículos para su posterior venta en países de Europa del Este. En la operación se ha detenido a dos sujetos e investigado a otro cómplice. Se ha desmantelado una nave industrial en la localidad de Cabanillas del Campo, destinada a actividades relacionadas con ese tráfico ilícito de vehículos.
 
Las investigaciones de la operación “BASTID”, que es como se ha dado en llamar, comenzaron en mayo de 2018 a raíz del hallazgo en una nave del Polígono Industrial “La Quinta” de la localidad de Cabanillas del Campo de un vehículo que había sido sustraído días antes en la localidad de San Fernando de Henares.

La recuperación de ese vehículo fue posible gracias a la denuncia presentada por el propietario de la nave, que se la tenía alquilada a esas personas sin conocer la actividad que realizaban y que sólo fue descubierta al ser alertado el dueño por un vecino, quien le indicó que la puerta de la misma estaba forzada.
 
Practicada la correspondiente inspección ocular en el lugar de los hechos, los agentes pudieron comprobar la existencia de un taller clandestino destinado a actividades de tráfico de vehículos, ya que en su interior localizaron numerosos indicios vinculados a esas tareas, tales como llaves de vehículos, bombines de cerraduras, diez espadines para el forzar los bombines de las cerraduras de los vehículos, recortes de chasis con número de bastidor, juegos de placas de matricula, documentaciones falsas (permisos de circulación, tarjetas de inspección técnica…), además de toda la herramienta necesaria, elevadores, pinturas, disolventes para modificar los vehículos sustraídos.
 
A raíz del análisis de las placas de matricula recuperadas se pudo comprobar que todas ellas correspondían a vehículos de la marca Toyota, siempre también modelos SUV, como los del modelo RAV y adquiridos por sus propietarios hacia 2017 los más antiguos, según ha podido confirmar LA CRÓNICA.

Las placas de matricula habían sido duplicadas tras aportar documentación falsa y fueron obtenidas por la misma persona, A.S.B., con numerosos antecedentes delictivos. Otra de las placas localizadas era la original que había sido sustraída.
 
En cuanto a la documentación de los vehículos intervenida (permisos de circulación, tarjetas de inspección técnica y etiquetas de fabricante) se pudo determinar que todos ellos eran falsos en unos casos y falsificados en otros.
 
Del resultado de las investigaciones se deduce la existencia de un grupo criminal integrado, al menos, por tres personas, que habrían cometido delitos relacionados con el tráfico ilícito de vehículos sustraídos en España, modificando sus números de bastidor y placas reglamentarias del fabricante para posteriormente “legalizarlos” con placas de matrícula y documentaciones falsas. Los coches robados se trasladaban hasta Polonia, para su venta.
 
Hasta el momento se ha procedido a detención de:
M.S.P., de 41 años, vecino en Torrejón de Ardoz, con numerosos antecedentes penales por delitos contra el patrimonio y tráfico ilícito de vehículos. Esta persona fue detenida en la misma localidad de Torrejón de Ardoz, tras haberse localizado sus huellas dactilares en la nave donde se modificaban los vehículos.

el segundo detenido es A.S.B., de 56 años de edad, vecino de Madrid. Esta persona fue identificada al ser el responsable de la obtención de las placas de matriculas duplicadas.

También se ha investigado a A.I.T.P., de 47 años de edad y que actualmente está en prisión, donde cumple condena por tráfico de drogas. Este era el que tenía alquilada la nave donde operaba la banda.