13.1 C
Guadalajara
23 mayo 2024
InicioSociedadEl "checano" Juan Ortega se corona en Sevilla

El «checano» Juan Ortega se corona en Sevilla

Habrá más faenas de éxito esta Feria de Abril en Sevilla, pero ninguna como la del 15 de abril de 2024 al último de la tarde por Juan Ortega, hijo de checanos y nuevo Rey de la Maestranza.

-

Andaba desde hace semanas la empresa Pagés, responsable de la Maestranza, buscando un rey para el trono del toreo en Sevilla. Lo plasmó en un hermoso vídeo que el lector puede ver al final de esta noticia.

Entre los aspirantes, sin intrigas palaciegas, estaban Morante, Talavante, Manzanares, Daniel Luque con Roca Rey, Pablo Aguado… y un hijo de checanos nacido y criado en Sevilla. Juan Ortega ha sido el elegido, por aclamación no sólo de la capital andaluza, sino de todo el orbe, aún estremecido por lo que se pudo ver en el último toro de la corrida del lunes «de farolillos», un 15 de abril de 2024 que ya ha pasado a la historia.

Una faena sin un solo altibajo, culminada con un estoconazo y que recibió desde el palco las dos orejas del tirón. Hasta ahí, lo que es sencillo de explicar.

Lo más sustancioso, lo inenarrable, es mucho más difícil de expresar. Así lo han intentado los críticos taurinos más reconocidos:

  • Fue una obra precisa, una joya maravillosamente engarzada, medida en su zurda, descomunal en su diestra, que dibujó un pase aún ahora inacabado en su pereza. Volteó la plaza genuflexo, profundo, sublimando la última ola de toreo. La estocada enloqueció los tendidos, y las dos orejas fueron a posarse en sus manos. Como él mismo había bajado siete minutos antes a decir, a susurrar, el toreo. (Zabala de la Serna, en El Mundo)
  • Ortega torea en otra dimensión de tiempo y espacio, sobre todo de tiempo donde las cosas ocurren en frecuencias distintas. Solo así se entiende que sea capaz de ralentizar las embestidas de esa manera tan brutal. Y ver el toreo reducido de esa manera es morir, es que te estrujen, es un arrebato en un puñetero choque de trenes. (Patricia Navarro. La Razón)
  • Toreó en redondo como quien acaricia y después en tres naturales catedralicios. Como eternos , en duración y para la memoria del alma, lo fueron los derechazos, despacio, despacio. Una bendita locura. Ortega parando relojes y acelerando corazones. Sublime. Estocada a la altura de la obra, toro al suelo y dos orejas como la Torre del Oro. (Paco March. La Vanguardia)
  • Juan Ortega se transfiguró en el artista sublime que lleva dentro, tomó los pinceles, los empapó de inspiración y se dispuso a hacer feliz a los presentes. Unos gloriosos ayudados por alto, preñados de temple, dos por bajo y un remate torerísimo por el izquierdo fueron el inicio de algo grande. (Antonio Lorca, El País)
  • Un torero distinto. Ahí estaba el remate de su primera serie con la diestra, un pase de pecho genuflexo. El tremendismo hecho arte. (Jesús Bayort, ABC)
  • Una gran faena presidida por una enorme pureza, torería y despaciosidad. Así como el remate con muletazos con una rodilla semiflexionada que pone al público en pie. (Javier Jiménez, Mundotoro)
  • Tiene Juan todo lo que le gusta al buen aficionado y, sobre todo, una cualidad que rara vez se da. Es la forma de detener el paso del tiempo con el capote y también con la muleta. (Luis Carlos Peris. Diario de Sevilla)

Ahora que el mundo taurino conoce a Juan Ortega y que las petardas del petardeo ya se han olvidado de él, las decenas de aficionados de Guadalajara que le han seguido fielmente desde sus inicios asistieron felices a su glorificación, entre mensajes de WhatsApp.

Casi tan desbordados como Jacinto Ortega, el padre del genio, que a punto estuvo de levitar en el tendido, hombro con hombro junto a Pepe Luis Vázquez, a quien el diestro había brindado el toro de su coronación como nuevo Rey de Sevilla.

Porque habrá más faenas de éxito esta Feria de Abril en Sevilla, sí, pero ninguna como esa.


Más información: