Castilla-La Mancha se prepara para vivir las fiestas del Orgullo LGTBI que este año centrarán sus reivindicaciones en la "salida del armario" de las personas mayores y en la demanda de leyes que protejan los derechos de este colectivo en el ámbito estatal y autonómico.

La bandera arcoíris ondeará en las cinco capitales de provincia en un Orgullo que este año toma un cariz especial, pues el próximo 28 de junio se cumplen cincuenta años de los disturbios de Stonewall que supusieron el punto de partida de la lucha por la igualdad de oportunidades de este grupo social.

En Guadalajara, la concentración tendrá lugar la tarde del sábado, 29 de junio, seguida de una marcha por las calles del centro de la ciudad y de la décima fiesta del orgullo por la diversidad. Además, un día antes se entregarán los premios Panal WADO a ciudadanos, asociaciones e instituciones que trabajan en pro de la igualdad, el feminismo y la visibilidad del colectivo LGTBI.

En todas las movilizaciones se pedirá al nuevo Gobierno de Castilla-La Mancha que desarrolle leyes, acciones y protocolos para apoyar al colectivo en el entorno rural, así como políticas interseccionales, tal y como ha reivindicado en declaraciones a Europa Press para LA CRÓNICA el presidente de la Asociación WADO LGTBI+ de Castilla-La Mancha, Ignacio de la Iglesia.

En esta idea ha coincidido la presidenta de la Fundación Triángulo de Castilla-La Mancha, Maribel Blanco, quien ha puesto el acento en la defensa de los derechos de las personas mayores lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales, en línea con el eslogan 'Mayores sin armarios. ¡Historia, lucha y memoria!' del acto central de las celebraciones del Orgullo en Madrid.

Precisamente, Carlos Moreno, voluntario de WADO en Ciudad Real, ha hecho hincapié a Europa Press para LA CRÓNICA en implementar políticas contra los delitos de odio y para que la "salida del armario" no se convierta en un infierno. En este punto, ha reclamado la creación de un centro autonómico de identidad de género que apoye a los que sufren 'bullying homofóbico' o 'moving laboral' por su condición sexual.

Por su parte, la presidenta de Bolo Bolo Castilla-La Mancha, Elena Arroyo, ha abundado en el compromiso político y social de las entidades LGTBI contra los "discursos de odio que intentan enterrar los derechos logrados" en las últimas décadas. Esta entidad, organizadora de la manifestación del Orgullo en la capital autonómica junto con Stonewall Toledo, ha incidido en la necesidad de recuperar el espíritu crítico, de compromiso y de lucha en esta fiesta reivindicativa.