Acto de presentación de la célebre maqueta del parador nacional de turismo de Molina de Aragón.
Acto de presentación de la célebre maqueta del parador nacional de turismo de Molina de Aragón.

La inacabable obra del parador de Molina de Aragón solo ha servido hasta ahora para dejar en evidencia a los políticos con cargo y facilitar la crítica de los que están en la oposición. El último en aprovechar esta circunstancia ha sido el portavoz del Grupo Popular en la Diputación de Guadalajara, Alfonso Esteban, el cual ha calificado “de oportunista y vacía” la visita del presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, a Molina. “Un acto en el que volvió a realizar anuncios y promesas que ha repetido en numerosas ocasiones y de las que hasta la fecha no conocemos ningún resultado, como la del Parador de Turismo”, ha dicho.

“Ayer (por el viernes) tuvo la desfachatez de anunciar la reactivación de las obras del futuro Parador de Molina, una infraestructura que ni siquiera depende del Gobierno regional y que debería estar finalizada hace ya un año, que era el plazo previsto para su finalización, mayo de 2019”, ha denunciado el diputado ‘popular’.

No es esa la fecha que se barajaba hace un año, según informó LA CRÓNICA. Como informó en su día este diario, los responsables confiaban a principios de 2019 en que se pudiera terminar la obra a finales de 2020.

Las obras de edificación del Parador de Turismo en Molina de Aragón se iban a retomar en “abril o mayo” del pasado año, una vez se finalizara el retranqueo de la línea de media tensión que pasa al lado de esta infraestructura hotelera, y que era necesario soterrar. Así lo confirmaban fuentes de la Secretaría de Estado de Turismo.

El mismo organismo sostenía que en 2019 había disponible una dotación genérica de 12,5 millones para nuevos Paradores, “pero no hay nominativas para ningún parador en concreto, y por ende, tampoco para el de Molina de Aragón”.

Una promesa tras el incendio de Guadalajara

Fue en las Cortes de Castilla-La Mancha donde José María Barreda, entonces presidente regional, asumió el compromiso de construir el parador. La idea era haberlo terminado en 2010. Varios meses después de ese compromiso verbal en sede parlamentaria, ya en abril del año 2006, se presentó el proyecto, que durante años sólo tuvo la forma de la correspondiente maqueta, presentada el 28 de mayo de 2010 ante el alcalde y en presencia del Secretario General de Turismo y de Magdalena Valerio.

Por entonces, se afirmaba que el parador estaría terminado en el año 2010. Y así fue, claro que lo que no nos habían dicho es que lo que iba a estar terminado en el año 2010, no iba a ser el Parador propiamente dicho, sino la “maqueta del Parador”, a cuya presentación, el 28 de mayo de 2010, acudió de nuevo el todavía presidente del Gobierno regional, José María Barreda.

Explicaciones a Cospedal y al ministro de Industria en la propia ubicación del futuro parador de Molina.
Explicaciones a Cospedal y al ministro de Industria en la propia ubicación del futuro parador de Molina.

El 14 de septiembre de 2011, el secretario general de turismo del Gobierno de Zapatero, Joan Mesquida, puso la primera piedra, después de haber encomendado su construcción a Tragsa. Con la llegada de Cospedal, llega también un “recorte” del proyecto, que se fija en un presupuesto de 20 millones para un propósito menos ambicioso que el original.

Lo cierto es que a finales del 2017, el Estado aún estaba licitando la adjudicación de la dirección de obra del parador, a través de Turespaña, con Rajoy en La Moncloa.

En 2020, con una pandemia feroz y una gravísima crisis económica en ciernes, el parador de Molina de Aragón sigue en obras y sin fecha para su apertura. Y sin dinero presupuestado de manera fehaciente para concluirlo.

visita a las obras del parador de Molina en 2017.
visita a las obras del parador de Molina en 2017.

Más información: