19.9 C
Guadalajara
17 abril 2024
InicioSucesosEn el banquillo por convertir su matrimonio en una tortura constante sobre...

En el banquillo por convertir su matrimonio en una tortura constante sobre su mujer

Juzgan este martes a un individuo que sometió a continuas prácticas vejatorias sexuales a su mujer en Albacete. A ella le han quedado como secuelas síndromes psiquiátricos y trastornos neuróticos.

-

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete tiene previsto juzgar este martes 11 de febrero a un acusado de un presunto delito de abuso sexual con acceso carnal, otro de violencia en el ámbito familiar y otro de lesiones hacia su pareja, por los que el Ministerio Fiscal le pide una pena de 15 años y medio de prisión, 14.000 euros de indemnización y 14 años y medio de prohibición de contactar o comunicarse con la víctima.

En el escrito de acusación de la Fiscalía se relata que el acusado y la víctima estuvieron casados diez años y mantuvieron otros diez años previos de relación, hasta mayo de 2013, cuando se divorciaron.

La Fiscalía plantea que prácticamente durante todo ese tiempo de relación, el acusado sometió a la víctima a constantes insultos, desprecios, descalificaciones y humillaciones, tanto en el domicilio familiar como, a veces, en la calle.

Asimismo, durante toda la convivencia y, especialmente, en los últimos dos años previos al divorcio, el acusado le insultaba y gritaba y convirtió las prácticas sexuales que mantenían en un trato «absolutamente vejatorio» para la esposa.

Debido al clima de control en el que la mujer vivía y a la absoluta dependencia emocional que tenía del acusado, asegura el escrito de acusación, y para evitar que su marido la abandonara, accedía a mantener relaciones sexuales en contra de su voluntad. De esta manera, el acusado la obligaba a realizar prácticas sexuales desagradables de forma habitual, amenazándole con abandonarla si no lo cumplía.

A consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió estrés postraumático crónico, pensamientos recurrentes y conductas evitativas con crisis de ansiedad diarias, y de tratamiento consistente en psicofármacos y terapia psicológica. Le han quedado como secuelas síndromes psiquiátricos y trastornos neuróticos.