Momentos de intensa emoción los que se han vivido este martes en Alovera. En su Plaza Mayor y ante la fachada del Ayuntamiento, han sido muchos los que se han querido sumar al dolor de la familia de Miriam, la joven que fue asesinada el pasado mes de enero, sin que aún no se haya detenido a ningún sospechoso del crimen.

La joven, de 25 años, era encontrada muerta el pasado mes de enero, con signos de heridas de arma blanca, en un paraje que limita Villanueva de la Torre con la localidad madrileña de Meco. Dos jóvenes encontraron el cadáver en la misma zona en que cada día acostumbraba a sacar sus perros.

Entre los asistentes en la concentración se encontraban compañeros de Protección Civil de Miriam y las alcaldesas de Alovera, Purificación Tortuero, y la de Villanueva de la Torre, Sara Martínez, tanto para apoyar a la familia como para pedir que se esclarezca cuanto antes este suceso.

Si conmovedora fue la interpretación de la "Serenata" de Schubert al inicio del acto, más aún lo fue la lectura del comunicado por parte de María Vallejo Frunsan, tía de la víctima:

"Hoy 16 de julio, para nosotros, su familia y allegados, es una fecha que nos obliga a recordar momentos duros y de cierto dolor, junto a la angustia de muchos meses sin respuestas que pongan luz al asesinato de Miriam.
 
A lo largo de estos seis meses no ha habido un solo día que no hayamos mirado sus fotos y nuestra memoria nos haya traído imágenes , conversaciones, vivencias y trazos de la extraordinaria persona que fue Miriam, tanto para nosotros, como para sus compañeros y para toda la sociedad.

En un día como hoy queremos mantener todo lo vivo que se pueda el recuerdo de Miriam, como cualquier víctima lo merece, pero además con el añadido del legado, que pese a su juventud, nos dejó como familiar, amiga, compañera o ciudadana.
 
No se puede describir a Miriam sin reflejar su lado humano extraordinario, fue un pilar familiar que nos unía y siempre con todas sus acciones reflejaba los valores y la educación que sus padres cuidaron darla siempre y que han acreditado todas la personas con las que se relacionó.
 
Quizás suene excesivo decir que Miriam fue siempre una chica ejemplar, pero a su corta edad nos dejó un bagaje de servicio a los demás, de forma desinteresa, en su voluntariado en protección civil o un ejemplo admirable por el cuidado y defensa de los animales como trazos que describen una personalidad generosa, amable y servicial.
 
Nos la arrebataron de forma cruel en un momento dulce de su vida, reconocida laboralmente, con grandes proyectos, rodeada de gente maravillosa y dando lo mejor de si misma para hacer de nuestra sociedad un mundo mejor y siempre con un sonrisa, el rasgo que mejor puede identificarla para todos los que la tratamos.
 
Es por ello, que hoy todos debemos mantener viva su memoria, que esa luz física que dejo de brillar de forma injusta y dolorosa siga presente en nuestros pensamientos y en la conciencia colectiva de una sociedad que no puede permitirse perder de esa forma a las mejores.
 
También toca estar de lado de los profesionales de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad que simbolizan, de forma paradójica, esa profesión a la que esperaba opositar para lograr un mundo más justo y luchar contra los abusos y, que hoy, deben a su memoria la máxima entrega y eficacia para devolver algo de paz y justicia a su pérdida.
 
De igual manera apelamos tanto a los profesionales de la comunicación como a todos los que difundan contenidos sobre Miriam que el protagonismo sea sólo de su recuerdo y los datos oficiales de la investigación policial y judicial para identificar la autoría de su asesinato, evitando otras valoraciones o análisis que generan perturbaciones y sufrimiento innecesario.
 
Hemos sentido en estos meses la emoción compartida por su pérdida de todos los que tuvieron la suerte de cruzarse en su vida y el orgullo de ver reconocida de forma póstuma su labores cívicas, por lo que tras cumplirse seis meses de su asesinato trasladamos nuestro deseo de recibir pronto noticias sobre el esclarecimiento de los hechos y poder identificar a los culpables con la mayor celeridad posible para aliviar el dolor de su pérdida y que se pueda impartir justicia en su nombre y en el de todos. 
 
Siempre en nuestra memoria, Miriam".