El antiguo Edificio Negro, ahora
El antiguo Edificio Negro, ahora "Arriaca Digital", se postulaba como sede de esta agencia nacional dedicada a la supervisión de la Inteligencia Artificial. (Foto: La Cró[email protected])

Según viene avanzando en primicia LA CRONICA, el Ayuntamiento de Guadalajara está trabajando desde hace varias semanas para ser candidata con opciones a convertir la ciudad en sede de la Agencia Española de Supervisión de Inteligencia Artificial, también conocida por las siglas AESIA. Este organismo estatal traería a la capital alcarreña a unos 40 funcionarios de alta cualificación, que ocuparían 400 metros cuadrados del edificio «Arriaca Digital», en la Plaza del Concejo.

La Corporación lo ha visto este jueves, en un punto incluido de urgencia en el orden del día del pleno. Los grupos de la oposición han apoyado la candidatura propuesta desde el equipo municipal de gobierno, aunque con diversas reticencias. Contará como socios locales con el CEEI, Impulsa Guadalajara y la Universidad de Alcalá.

Vox se abstiene

El entusiasmo con que se ha recibido la idea ha variado entre el escepticismo de Vox y la euforia de Ciudadanos quien, por boca de Israel Marco, ha llegado a vaticinar una Guadalajara equiparable con Silicon Valley. Tanto este concejal como Santiago Baeza han afeado a Antonio de Miguel por su previsible falta de apoyo que, finalmente, se ha materializado en la votación final con la abstención de los dos concejales de Vox. Marco ha llegado a enfatizar, preventivamente, que esa falta de unanimidad podría ser causa de que la candidatura de Guadalajara sea descartada, cuando se valoren las de todas las ciudades que se postulan.

Entre los valores que se subrayan en esta candidatura de Guadalajara figuran, además de la colaboración con las dos instituciones tecnológicas antes citadas, la cercanía de Barajas y del AVE, como elementos diferenciadores de otras posibles opciones en localidades españolas más alejadas del área de Madrid.

Como argumento se esgrime también el potencial de Sigüenza y Molina de Aragón al modo de subsedes, localidades donde se podrían desarrollar algunos de los programas piloto que este organismo deberá llevar a cabo.

Frente a Guadalajara hay, cuando menos, una decena de candidatos. Galicia (con disputa resuelta a favor de La Coruña, frente a las aspiraciones de Orense o Santiago) y Granada se han movilizado desde hace tiempo y estarían entre las favoritas, pero también han mostrado su interés capitales como Palma, Burgos o Alicante, además de Zaragoza, entre otras.

¿Qué es la Agencia Española de Supervisión de Inteligencia Artificial?

De algún modo, el pistoletazo de salida para la constitución real de este organismo se dio hace apenas unas semanas, a mediados de septiembre, cuando el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital iniciaba el procedimiento para elegir la sede física de la Agencia, que aún no tiene actividad. Cuando inicie su andadura, convertirá a España en el primer país en disponer de algo semejante, adelantándose al futuro reglamento europeo de Inteligencia Artificial, que exige la implantación en los países de la UE de ese organismo supervisor. En el Estado, desde los presupuestos de este mismo año, cuenta con una partida de 5 millones de euros.

¿Qué requisitos se pide a las ciudades candidatas?

Las sedes candidatas deben contar con «un fuerte ecosistema empresarial y de investigación sobre la IA, además de estar preparadas para generar y recibir talento técnico multidisciplinar, con conocimientos tanto en las nuevas tecnologías, los diferentes sistemas de IA y sus modelos de supervisión, como en los campos de la ética, las ciencias sociales y jurídicas. También deberán responder al proceso de cohesión territorial, con el objetivo de impulsar la igualdad de oportunidades y estimular su tejido social y empresarial».

Además de asegurar el cumplimiento de la regulación europea en materia de IA y supervisar la correcta interpretación de la misma, la Agencia pretende concienciar sobre el impacto de la Inteligencia Artificial en la sociedad, «con el objetivo de generar confianza en un ecosistema respetuoso y garantista en el uso de esta tecnología». De hecho, desde la web del ministerio se destaca que la Agencia tiene como principal misión «minimizar los riesgos que puede traer la IA en campos como la seguridad, la intimidad y la salud de las personas, así como sobre los demás derechos fundamentales».

Además del cumplimiento de los requisitos fijados por el Estado, los candidatos pueden intentar decantar a su favor la elección con argumentos como la cesión de bienes inmuebles, asunción de costes financieros del traslado y creación de la sede o, incluso, el compromiso de medidas de apoyo al personal trasladado.

El plazo máximo que puede tomarse la Administración central para la designación de la sede es de 6 meses con lo que, necesariamente, la decisión se conocerá antes de las próximas elecciones municipales.


Más información: