Castillo de Villel de Mesa.
Castillo de Villel de Mesa.

Acostumbrados a que la provincia de Guadalajara engrose, y cada vez en mayor número, la Lista Roja de Hispania Nostra (que denuncia las tropelías contra el patrimonio histórico español) es una gran sorpresa encontrar hoy una noticia en sentido contrario.

El castillo de Villel de Mesa ha pasado a la Lista Verde de esa misma asociación, después de que el Ministerio de Hacienda haya invertido medio millón de euros en su consolidación, logrando la estabilización estructural del conjunto. De estas obras y de su resultado ya tuvieron noticia los lectores de LA CRÓNICA tiempo atrás.

Recuerda Hispania Nostra que la intervención ha ido acompañada de un seguimiento arqueológico, lo que ha permitido mejorar la comprensión del edificio y ha aportado información sobre su historia.

El castillo de Villel de Mesa ingresó en la Lista Roja de Hispania Nostra en abril de 2019, por el «alto grado de deterioro y abandono que presentaba», además del consiguiente peligro de derrumbe que podría afectar a viviendas colindantes.

El castillo de Villel de Mesa, entre andamios.

Castillo de los Funes

El castillo es un claro referente de la historia en el Valle del Mesa. También conocido como castillo de los Funes, está situado sobre una gran mole rocosa alargada de paredes verticales, que alcanzan los cuarenta metros de altura.

De su estructura hay que decir que es muy sencilla. Tiene planta rectangular de unos cuarenta metros de largo, más bien pequeña, con orientación aproximada norte-sur.

Su pequeño tamaño es difícilmente explicable, si no es por la limitación física de su base rocosa y porque estuvo subordinado a la fortaleza del Mesa, ya que se levantó en una zona estratégica a caballo entre tierras castellanas y aragonesas, con continuas incursiones de ambos reinos.

El núcleo de la construcción es de tapial, pero gran parte de la estructura se encuentra cubierta de sillares, por lo que los muros son extremadamente gruesos en algunos puntos.

La construcción con tapial exigía levantar muros gruesos por la blandura del material, a lo que hay que añadir los bloques de sillería. Además, se puede diferenciar un patio de armas en el centro y dos torres desiguales a los lados.

Más información: