Ambulancia del SESCAM en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Ambulancia del SESCAM en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Difusión nacional está teiendo el fallecimiento de un vecino de Pioz de 56 años, que murió por parada cardíaca. Según los testimonios la familia, tuvieron que esperar más de dos horas la llegada de una ambulancia e insistir para ello hasta cuatro veces al 112.

Ha sido la hermana del fallecido quien ha denunciado los hechos a través de las redes sociales. También se ha quejado de que el centro de salud careciera de oxígeno y de desfibrilador.

La hija del infortunado, Sandra, ha aparecido en el programa  «Cuatro al día» para recordar que fue ella quien llamó al servicio de urgencias a las 7.35 de la mañana del pasado 14 de abril, día en el ocurrió todo. Ha reconocido que su padre acaba de padecer una neumonía, con ingreso hospitalario. El protocolo del 112 no incluía el envío de una ambulancia sino el de un facultativo, para que valorase la situación del enfermo, según esos testimonios. Cuando el médico llegó, ya habían acercado al centro de salud al paciente, entre varios particulares. La ambulancia llegaría dos horas después del primer aviso desde el domicilio, cuando ya se encontraba en parada cardiorrespiratoria.